Reconstruyéndonos: ¿Cómo es ser hombre en el Perú?

Sin saberlo, las ideas sobre lo que es ser hombre son construidas. Pensamos que deben ser fuertes, impulsivos o trabajadores. Sin embargo, ¿Qué tan saludable es permanecer en la burbuja del ‘macho latino’?

En el Perú, aún existen muchos estereotipos. Uno de ellos tiene que ver con el género. Aunque hay más inclusión y tolerancia, aún vivimos en una sociedad machista en donde el aporte del hombre vale más o en donde este es asociado a ciertas características. Sin embargo, lo que entendemos como masculino no es innato, sino que es construido.

Estas situaciones son vistas desde el nacimiento: “Mi hijo va a ser un machazo”, suele ser una frase común. Con el paso del tiempo, la idea de lo “macho” puede llevar a excluir a quienes no cumplen con esas expectativas.

¿Ser macho en el Perú?

La antropóloga Norma Fuller señala en una investigación que existen tres pruebas por las que un hombre debe pasar para confirmar su virilidad: la primera pelea, borrachera y experiencia sexual, que es vista como más si es en un prostíbulo. La habilidad está asociada con la autoridad y con la potencia sexual: el hombre que trabaja más es el más fuerte y, por ende, más “macho”.

Esto aplica al concepto del “macho latino” que se impone y tiene dotes para seducir. Por ejemplo, se cree que el hombre es impulsivo, lo que justificaría su deseo sexual. Por eso, es importante romper los estereotipos, reconociendo que todos podemos ser distintos.

Frente al hombre sexual, la masturbación es criticada. Para Roberto Gamio, sexólogo en formación, eso se aprecia en las bromas que les hacen a los que no tienen buena puntería o les tiembla la mano, porque “se masturban mucho”. Incluso se refleja en los insultos: “el masturbarte te hace menos porque no has conquistado a alguien”, explica.

Desde pequeños, existen ideas sobre las relaciones sexuales, pornografía y masturbación que son aprendidas por los hombres sin ser necesariamente correctas. Foto: The Guardian.
Desde pequeños, existen ideas sobre las relaciones sexuales, pornografía y masturbación que son aprendidas por los hombres sin ser necesariamente correctas. Foto: The Guardian.

Además, se cree que los hombres no deben cuidar mucho su apariencia, porque el cuidado es algo femenino. Así, todo lo que no encaja en estos parámetros, está asociado a lo femenino, dudando incluso de la heterosexualidad.

Esto le hace mucho daño a los hombres y las cifras muestran un escenario preocupante. Por ejemplo, la muerte violenta de hombres jóvenes es tres veces mayor a las de las mujeres, los hombres cometen más suicidio, tiene más riesgo a morir por cirrosis y son más proclives a padecer de cáncer de próstata por el bajo cuidado, de acuerdo a la OMS.

La vergüenza al hablar o el acto de reprimir nuestros sentimientos, llevan a que los hombres no reconozcan sus problemas. Generar un ambiente de confianza que cuestione las creencias y actitudes adquiridas en la construcción del “ser hombre” es importante para mostrarnos vulnerables.

Siendo vulnerables

Como dijimos, en el plano sexual, los hombres temen ser vulnerables. Desde niños, a través de la pornografía, se asume que uno aprende solo y, por tanto, que no debe hacer preguntas. Sin embargo, el sexo no solo es penetración, es también la intimidad de pareja y cómo comunicas tus sentimientos.

Un primer paso para entender la masculinidad es de donde viene, reconociendo nuestros privilegios y cuestionando lo aprendido.
Un primer paso para entender la masculinidad es de donde viene, reconociendo nuestros privilegios y cuestionando lo aprendido.

Por ello, desde pequeños, es importante generar espacios para conversar sobre la masculinidad. Solo de esa forma, se creará confianza para hablar de estos temas y cuestionar creencias que parecen contradictorias, aceptando que los hombres no dejan de ser hombres por ser cariñosos, vulnerables o por llorar ante una situación.

En el Perú, estos prejuicios se vienen combatiendo desde la ciudadanía. Colectivos como el Comité para la igualdad de género, incentivan a que los hombres cuestionen sus privilegios y lo aprendido. En general, este nuevo ambiente, ha llevado a aceptar nuevas masculinidades. Hoy en día, existe mayor tolerancia a la homosexualidad y esta ya no está relacionada con la idea de un hombre femenino o se admite, por ejemplo, que los hombres pueden ser bailarines, cocineros o dedicarse a cualquier profesión que los inspire. Asimismo, gracias a estos espacios, más hombres están entendiendo la importancia de explorar su sexualidad. Finalmente, se tiene más presentes que está bien tener emociones, promover el cuidado y que la violencia no es justificable. Y eso es un cambio positivo.

El dato
  • En Perú existen distintos círculos de hombres que discuten qué es ser masculino como la Red Peruana de Masculinidades.
  • El podcast peruano “Machos que se respetan” realiza entrevistas semanales sobre temas de paternidad, masculinidad, sexualidad en hombres, entre otros.

Noticias Relacionadas