Adulto mayor: ¿cómo cuidarlos sin sobreprotegerlos?

Si vives o conoces a un adulto mayor, te dejamos consejos para cuidarlos con cariño y empatía.

En tiempos de COVID-19, las personas mayores se encuentran bajo alto riesgo. De acuerdo a un estudio del 2018, los adultos mayores representan el 10,8% de la población total. Esto puede llevar a que queramos cuidarlos, pero ¿cómo cuidar sin sobreproteger?  Conversamos con dos especialistas para darles mayor información.

Para el Dr. Ciro Guevara, director del Proyecto Ciata, plataforma de psicólogos voluntarios que ofrecen orientación en tiempos de crisis, la saturación de información es un problema latente. La televisión, los periódicos y las redes sociales les recuerdan que son poblaciones vulnerables, lo que refuerza el miedo o la sensación de inutilidad, opina. Alicia Belletti, psicoterapeuta del Hospital Hermilio Valdizán, menciona que es importante diferenciar entre las personas mayores funcionales, que pueden cuidarse por sí mismos, y los no funcionales, que dependen de otros en su vida diaria.

¿Cómo cuidar a nuestros adultos mayores? 

Según un informe de UNICEF, la pandemia ha generado incertidumbre y miedo en los adultos mayores. Este sector de la población necesita hoy más que nunca de la conexión social. El distanciamiento no quiere decir aislamiento y aquí te dejamos algunos consejos:

Soporte emocional:  Toda persona necesita afecto y contacto y con esto no solo nos referimos al contacto físico sino a la interacción. El apoyo más importante que brinda la familia a los adultos mayores es el afectivo. Por tanto, escucharlos y darle importancia a sus emociones es vital para transmitir cariño y confianza. 

Organización: Entre el teletrabajo, las actividades domésticas o el estudio, se puede pasar el día. Sin embargo, debemos separar un horario para la interacción con nuestros adultos mayores. “La socialización no es que lo dejes viendo la televisión o la radio, sino conversar, escuchar lo que piensa”, nos comenta un especialista. Si no vives con un adulto mayor, una llamada telefónica puede ser valiosa o incluso, gestionar sus compras para evitar que salga de casa. 

Si no vives, pero tienes un familiar mayor, mantén la comunicación siempre. De esa forma, esa persona se sentirá escuchada y querida. Foto: Dribble.
Si no vives, pero tienes un familiar mayor, mantén la comunicación siempre. De esa forma, esa persona se sentirá escuchada y querida. Foto: Dribble.

Ejercicio: Estimular el cuerpo y la mente es clave, más en un espacio de aislamiento, ya que nos ayuda a distraernos. Para quienes pueden realizar actividad física, la caminadora, los aeróbicos o una bicicleta estática son una buena opción, mientras que quienes presenten dificultades, pueden acudir a la lectura, el dibujo o el tejido. Antes de imponer, debemos poner atención a las preferencias, a fin que la experiencia sea provechosa. 

Prevención: Cuidar significa afrontar las situaciones de emergencia y para ello, es importante que todos y, especialmente las personas adultas, tengan establecidos protocolos. Tener una lista con los números de hospitales, doctores de cabecera, ambulancias, es un primer paso. La prevención puede hacer la diferencia en los casos de emergencia.

Información:  Es necesario mantenerlos al tanto, pero esta información debe ser dada de una manera calmada y con calidez, ya que si lo hacemos de forma abrupta podemos causar una fuerte impresión. Asimismo, involucrados de forma activa en el proceso de cuidado, antes que darles indicaciones, puede marcar el cambio.

Al ser la población más vulnerable, se han visto afectados emocionalmente ya que saben que es más fácil que contraigan el virus. El temor a morir produce ansiedad y angustia, lo que puede generar pánico y miedo. De acuerdo a Guevara, debemos prestarles atención a tres esferas en los adultos mayores: el pensar, sentir y actuar. 


¿Te gusta nuestro contenido? Entérate de nuestros últimos artículos, videos y productos haciendo clic aquí para recibir nuestro newsletter.

Noticias Relacionadas