Perú: ¿Más ciclovías para impulsar la bicicleta?

Si queremos convertir a la bicicleta en un vehículo popular, es importante también identificar otros desafíos de la convivencia vial.

Una encuesta elaborada por Lima Cómo Vamos y Despierta Lima, reveló que 67,1% considera la falta de ciclovías como un desincentivo del uso de la bicicleta. Al parecer, todavía no resulta tan simple animarse a reemplazar cuatro ruedas por dos. 

La bicicleta fue escogida por el gobierno como transporte bandera, porque permite respetar la distancia social sugerida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). A la fecha, se han completado 46 de 301 kilómetros de ciclovías provisionales, solo en Lima Metropolitana. Asimismo, ya está listo el prototipo de bicicleta económica: con luces, casco y hasta parrilla para cargar cosas.

La bicicleta presentada por el gobierno peruano, en alianza con la UNI, incluye luces, casco y parrilla desmontable. Foto: El Comercio.
La bicicleta presentada por el gobierno peruano, en alianza con la UNI, incluye luces, casco y parrilla desmontable. Foto: El Comercio.

Aunque la bicicleta trae muchos beneficios, la falta de infraestructura anima a pocos a las avenidas. ¿Acaso más ciclovías significan más ciclistas? Aquí te lo contamos. 

Más ciclovías, pero ¿bien hechas?

En Lima, el 40% de peruanos realiza viajes cortos. La bicicleta en estos tramos puede ser nuestra mejor amiga. Sin embargo, 52,6% de los participantes en la encuesta mencionada considera que las ciclovías no están bien diseñadas, lo que representa un riesgo de seguridad. 

Los manuales de la Municipalidad de Lima (MML) recomiendan un ancho de 2 metros para ciclovías unidireccionales y de 3,20 para bidireccionales. No obstante, esto no se cumple ni en ciclovías conocidas como la Av. Arequipa, nota Cicloaxion. 

Incluso ciclovías conocidas como la de la Av. Arequipa no cumple con los estándares mínimos de una buena ciclovía.
Incluso ciclovías conocidas como la de la Av. Arequipa no cumple con los estándares mínimos de una buena ciclovía.

Esto, sin duda, afecta la convivencia vial. Frente a estos problemas, Esteban del Águila, socio de Bicicommuters, considera que es importante mejorar la capacidad técnica de los gobiernos locales para el diseño e implementación de ciclovías temporales o para promover la bicicleta. Sin buenas ciclovías y con carros a toda velocidad, corremos el riesgo que aumente el atropello. 

En la misma línea, el especialista en movilidad urbana, Gonzalo Alarcón, considera que también debemos preocuparnos por aumentar los semáforos para ciclistas o mejorar las intersecciones. Aunque la MML ha instalado algunos semáforos, se necesitan más. 

El arte de estacionar

Para 27,1% de los encuestados, otro problema es dónde estacionar, razón por la que es común ver bicicletas atadas a postes, bancos u otras superficies. Ante el miedo de que te roben la bici, muchos prefieren dejarla en casa. Una nueva norma establece que entidades públicas y privadas deberán contar con lugares exclusivos que representen el 5% del área de estacionamiento, con lo que se espera animar a nuevos ciclistas.  

Priorizar el estacionamiento es parte de entender el dinamismo del transporte. Kelly Alfaro, miembro de Actibicimo, precisa que se debe aspirar a la intermodalidad. Tener un sistema que conecte bicicletas públicas con el transporte público, a través de una tarjeta recargable, es una forma de entender que los peruanos se mueven en distintos medios de transporte. 

Para lograr una convivencia vial, es necesario contar con estacionamientos que faciliten la experiencia de viaje. Foto: Diego Cárdenas.
Para lograr una convivencia vial, es necesario contar con estacionamientos que faciliten la experiencia de viaje. Foto: Diego Cárdenas.

 

El género también importa

El acoso sexual es un problema en donde las ciclistas también se ven expuestas. De acuerdo a Actibicimo, 41,5% de las mujeres nunca manejaría de noche, demostrando que su percepción de inseguridad es mayor. 

Para la socióloga Micaela Giesecke, ello responde a que las mujeres generan estrategias de protección y de cuidado. Además, señala que los mecanismos para la prevención del acoso no terminan en visibilizar el problema sino también en concientizar a la población mediante publicidad y afiches municipales. Contar con mayor infraestructura para seguir una ruta, da más seguridad ya que así se evitan calles solitarias o zonas peligrosas, añade Kelly. 

Como vemos, contar con más y mejores ciclovías no fomentará el ciclismo, si es que no motivamos la educación vial. Para Zoe Sandoval, vocero de Actibícimo, se requiere apuntar a una transformación en el comportamiento de la movilidad: “Tenemos que empezar a pensar de qué manera podemos tener una convivencia vial que permita que tanto ciclistas, conductores y peatones puedan disfrutar del espacio público”, explica. Entender al ciclista como un actor dentro de un ecosistema más amplio, nos permitirá mejorar la infraestructura, pero también pensar en el recorrido entero. 


¿Te gusta nuestro contenido? Entérate de nuestros últimos artículos, videos y productos haciendo clic aquí para recibir nuestro newsletter.

Noticias Relacionadas

Conoce Trena, la iniciativa que lleva el muay thai a zonas vulnerables