3 nuevos restaurantes de pasta artesanal en Lima

En Lima, siguen aterrizando más cocinas del mundo en donde se rescata la versión más noble de la tradición. Esta vez la pasta artesanal pisa la capital a través de tres nuevas propuestas.

Atrás quedaron los días en los que no podíamos comer pasta como en Italia: artesanal, fresca y hecha con insumos de calidad. La buena noticia es que una nueva ola de cocina italiana ha llegado a Lima y con ella, propuestas con un concepto claro, una ejecución limpia y precios justos.

Menos es más 

Desde hace unos meses, tres restaurantes han llegado a Lima para quedarse. Hablamos de Troppo, Pasta y Mattoni, iniciativas que han sembrado pasión en las calles de Miraflores y San Isidro .Las nuevas propuestas han tomado conciencia que “menos es más”, esto se traduce en cartas menos extensas y en platos más limpios, sin tantos complementos y sabores que muchas veces no dejan apreciar la nobleza del trabajo detrás. 

¿Lo mejor? A excepción del clásico Parmiagiano, cerca del 90% de insumos son totalmente peruanos. Esta es una confirmación clara de cómo nuestra diversidad nos permite acercarnos a distintas cocinas y ubicarlos en un buen ranking sin mayor problema. Ya no hay excusas.  

1. ¡Más pasta en Pasta! 

Un ejemplo perfecto es Pasta, definitivamente nuestro favorito. A cargo de Juan Manuel Umbert y Janice Buraschi, que lo que no tienen de italianos, lo tienen de apasionados, en este restaurante reina la pureza en medio de un ya saturado paraíso de la fusión. 

Los platos brillan por sí solos, una pasta artesanal y una salsa con tanto protagonismo que no se te ocurre pensar en alguna carne extra. Recomendamos los Agnolotti de hongos con mantequilla, una pasta rellena que explota en la boca generando una especie de morbo culinario interesante para paladares curiosos y asiduos de experiencias más placenteras.

Los agnolotis de Pasta son un bocado de placer asegurado. Foto: El Comercio.
Los agnolotis de Pasta son un bocado de placer asegurado. Foto: El Comercio.

La experiencia se completa con excelentes vinos europeos en donde se rescata la oportunidad de poder probar maravillas sin tener que pagar exorbitantes precios. Además, el broche de oro se lo llevan los postres, el espectáculo termina con gelatos de pistacho o el clásico fior di latte, tartas de frutos secos con mascarpone o postres donde combinan aceite de oliva y gianduia. Clásicos italianos, algo que normalmente no se encuentra.

Dirección: Calle Choquehuanca 611, San Isidro. 

2. Troppo 

“La vita è troppo breve per mangiare male” (la vida es demasiado breve para comer mal), resume la propuesta de Troppo. A cargo del célebre italiano Simone Nebbia, quien se ha paseado por lugares como Symposium, este es un homenaje a esa Italia querida.  

Es curioso pasar por Troppo antes de que empiece el servicio y ver a todo el equipo concentrado escuchando las indicaciones. Es un momento en donde se respira compromiso, unión y buena vibra. Eso se refleja en la comida. Recomendamos sus pizzas (la margarita, una clásica), los agnollotis rellenos de carne, el helado de pistacho y su selección de vinos orgánicos. 

Un concepto más elegante pero que también comparte el amor por la pasta artesanal. Foto: Instagram Troppo.
Un concepto más elegante pero que también comparte el amor por la pasta artesanal. Foto: Instagram Troppo.

Dirección: Calle Los Libertadores 199, San Isidro. 

3. En Mattoni, siempre hay espacio para el brunch

Para los domingos de brunch, la oferta nos regala Mattoni, un atelier de pasta artesanal y café en donde no solamente podemos brunchear sino que también almorzar o cenar. Desde huevos benedictinos o fetuccini de ragout de cordero, esta es una apuesta más casual en donde se respetan las preparaciones con los insumos de excelente calidad. Con Mattoni, Diego Sorni lleva su técnica de La Punta a Miraflores para nuevos paladares. 

Mattoni es una apuesta de pasta artesanal y café, ideal para un brunch con amigos. Foto: María Alejandra Baraybar/Living in Peru.
Mattoni es una apuesta de pasta artesanal y café, ideal para un brunch con amigos. Foto: María Alejandra Baraybar/Living in Peru.

Dirección: Av. Santa Cruz 1310, Miraflores.

Si hay dos cosas que podemos rescatar de esta nueva tendencia, es el trabajo impecable detrás de cada plato y la dosis extra de esfuerzo por el servicio que se ofrece. Estos tres restaurantes, cada uno con sus aciertos, resultan perfectos para paladares curiosos que buscan dejar atrás el clásico ravioli y probar experiencias más placenteras.

Noticias Relacionadas

Adrián Bello: la nueva voz del soul pop peruano que te conmoverá