“Nosotros, robots”: la revolución de robots que llega a Lima

Fundación Telefónica trae la exposición “Nosotros, robots” para mostrarnos que las máquinas están aquí para quedarse y ser parte sustancial del desarrollo de la civilización.

Han sido muchas las civilizaciones que a lo largo de la historia han jugado un papel creador más allá de la biología. Desde Talos hasta el famoso T-800, los robots se han visto vinculados, para bien o para mal, en interacciones humanas. Y aunque ciertamente todo esto es contenido de ciencia ficción, es cuestión de tiempo y tecnología para que no lo sea más. 

La muestra “Nosotros, robots” de Fundación Telefónica es una oportunidad inmejorable para acercarnos a un fenómeno tan importante e interesante como lo es la evolución y revolución de las máquinas

Son 30 los modelos – entre prototipos imaginados en la antigüedad y otros contemporáneos y funcionales- traídos de Japón y España para deleitar al público y mostrar que los robots han habitado nuestro mundo material y nuestra conciencia hace muchos siglos. A lo largo de la puesta, no solo veremos esta evolución sino cómo la cultura popular ha influenciado en su desarrollo.

Una historia llena de robots y máquinas 

“Ya estamos aquí. Primero habitamos tus sueños y ahora somos parte de tu realidad”, exclama un robot al entrar al espacio. Esta afirmación suena tétrica pero es real y nos propone de entrada, hacer un recorrido con una mirada reflexiva.

En "Nosotros, robots", un siniestro robot nos presenta una aventura que nos hará reflexionar sobre nuestro pasado, presente y futuro. Foto: Indissoluble.
En “Nosotros, robots”, un siniestro robot nos presenta una aventura que nos hará reflexionar sobre nuestro pasado, presente y futuro. Foto: Indissoluble.

Al lado de este siniestro robot, una bien cuidada línea de tiempo invita al visitante a darle un primer aire a un contenido interesante que se resume en dos ejes: la ambición y la pretensión robótica. 

La muestra presenta las interpretaciones visionarias desde la antigüedad hasta nuestros días acerca del rol de los robots y cómo estos aterrizaron en arquetipos reales. Por ejemplo, ¿sabías que Leonardo Da Vinci plasmó estas ideas en el Caballo Mecánico, uno de los primeros humanoides?

Al enfatizar la relación entre sociedad y máquina, según la época y lugar, vemos diferencias culturales. No solo eso, en una breve caminata podemos pasar desde espacios como “los robots en el cine” o “el reemplazo del hombre por los robots”, que nos permiten entender sus componentes y sus funciones. 

El Caballo Mecánico de Leonardo Da Vinci muestra cómo eran vistos los humanoides en esa época. Foto: Indissoluble.
El Caballo Mecánico de Leonardo Da Vinci muestra cómo eran vistos los humanoides en esa época. Foto: Indissoluble.

Esta muestra va hasta el 17 de noviembre y es de visita necesaria porque nos revela las limitaciones y los desafíos actuales de poner en práctica nuestras aspiraciones futuristas. En la exposición, las máquinas no son solo un adorno, sino el centro de un proyecto cargado de herramientas audiovisuales. Todo esto genera una atmosfera interesante para alguien que realmente lo disfrute y que invita a seguir explorando. 

Hacia un futuro de robots y humanos 

Andrés Ortega Klein, nieto del filósofo Ortega y Gasset y comisario de esta exhibición internacional, sugiere que en un futuro cercano, personas y compuestos biotecnológicos serán uno solo. La competencia de rendimientos, entre humanos y robots, posiblemente introduzca lo que en ciencia ficción se denomina ciborgs. Una inteligencia artificial en donde el robot puede parecerse al ser humano o el humano puede transfigurarse tanto hasta parecerse a una máquina. 

Los famosos robots de Star Wars también están presentes en esta exposición. Foto: Indissoluble.
Los famosos robots de Star Wars también están presentes en esta exposición. Foto: Indissoluble.

Por tanto, “Nosotros Robots”, no solo acierta dando una mirada global a un fenómeno nuevo y poco visto en el Perú, sino también enfrenta a su público a posibles escenarios de ciencia ficción. Y es que al caminar por sus salas y toparte con grandes hazañas y/o pretensiones tecnológicas, uno se cuestiona si la evolución parará alguna vez o si dará paso a nuevas especies. 

El dato
  • La exposición cuenta con un programa educativo dirigido a niños y adolescentes,  que usa el arte y las herramientas digitales para fomentar la creatividad a través del trabajo colaborativo. 

Noticias Relacionadas

La magia musical detrás de la propuesta de Central