La magia de ser voluntario en Lima 2019

En pocos días, la energía e ilusión de Lima 2019 llegará a su fin. Uno de nuestros redactores, Omar Tenorio, nos cuenta qué se sintió ser voluntario de tan grande evento.

Lima ha sido centro de un evento deportivo que permanecerá en las retinas y sobretodo en los corazones de todos los peruanos: los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos. Al enterarme que podría formar parte de este gran equipo no lo dudé, pero mis expectativas fueron totalmente superadas por las cosas que vi y viví.

No estuve solo, fuimos 11,192 voluntarios que participamos en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 recibiendo capacitación y ayudando en distintas tareas: desde recogedores de pelotas hasta traductores de algunas delegaciones. Pero, ser voluntario va más allá de ayudar en las competencias, es una experiencia humana que te permite acercarte a otras historias de vida. Durante estos días tuve la dicha de conocer varias personas de diferentes edades, profesiones, ciudades y países que decidieron dar su tiempo y dedicación para que estos juegos cumplieran las expectativas. Y vaya que lo hicieron.

Una de las historias que me cautivó fue la de July, profesora de Educación Física y de natación. Con 52 años y madre de dos hijos jóvenes, July aprovechó sus vacaciones para apoyar.  Ella pudo aprovechar esos días para descansar o realizar cualquier otra actividad, pero quería ayudar a que el evento sea inolvidable para deportistas, asistentes y para ella misma.

Otra historia muy bonita fue la de Luis, joven huanuqueño y profesor de tenis de mesa, que vino desde su Huánuco querido para ser voluntario en los Juegos. Desde el 22 de julio hasta el último días de los Juegos ayudó en distintas disciplinas como bádminton y tenis de mesa. Él, como muchas otras personas, llegó a nuestra capital porque tenía claro que la responsabilidad de organizar esta competencia no solo era cosa de limeños, sino de todos los peruanos. Como dice el slogan, aquí jugamos todos.

Omar Tenorio, redactor de Vía Expresa, participó como voluntario en los Juegos Panamericanos y nos cuenta su experiencia.
Omar Tenorio, redactor de Vía Expresa, participó como voluntario en los Juegos Panamericanos y nos cuenta su experiencia.

Así como estas hay muchas más historias, anécdotas de vida que nos hacen confirmar que el espíritu de estos Juegos Panamericanos y Parapanamericanos fueron los voluntarios. La amabilidad, el respeto, el compañerismo y el compromiso que mostraron fueron las virtudes que han llenado de orgullo a todo nuestro país.

Los Juegos Parapanamericanos han exigido también la presencia de voluntarios y vienen batiendo récords, con entradas vendidas para todas las disciplinas. Si bien se requiere una menor cantidad de voluntarios, nuestros compatriotas siguen dejando en alto nuestro país, con una alta dosis de empatía y dedicación.

En Lima 2019 aprendimos que cada vez que trabajamos unidos y nos proponemos algo lo sacamos adelante. El mundo tuvo sus ojos puestos en nuestro país y logramos realmente deslumbrarlos.

Noticias Relacionadas

Adrián Bello: la nueva voz del soul pop peruano que te conmoverá