«Chernobyl»: 3 mitos de la serie mejor valorada de la historia

La nueva miniserie de HBO es tendencia a nivel global, no solo por ser un gran acierto en la narración cinematográfica de un hecho histórico plagado de profundos misterios y dilemas, sino por la notable actuación de sus protagonistas y un guion obsesivamente fiel que relata los eventos asociados al peor accidente en una planta nuclear en el planeta. Conoce en esta nota algunas curiosidades acerca de la serie que está en boca de todos.

Sin duda alguna, «Chernobyl» es uno de los relatos mejor contados de los últimos años. La intensa magnitud de dramatismo involucrado en la historia no solo es real, sino que en algunos casos ha sido incluso minimizada debido a la naturaleza inherentemente trágica de los hechos.

La serie describe, de manera brillante y con suma precisión histórica, los eventos posteriores a la explosión del núcleo del reactor 4 de la planta nuclear de Chernóbil, dentro del territorio de la Unión Soviética —hoy Ucrania—, el 26 de abril de 1986.

El accidente ocurrió durante una prueba que simulaba un corte de energía eléctrica. En tres simulaciones previas se identificó el riesgo de sobrecalentamiento del núcleo, algo para lo que no se había alcanzado una solución satisfactoria. En la cuarta prueba, irregularidades en el procedimiento crearon condiciones inestables de operación que devinieron en una reacción nuclear en cadena que no pudo ser controlada.

La miniserie retrata los posteriores esfuerzos de control y limpieza desde el punto de vista de sus tres protagonistas: Valery Legasov (Jared Harris), el científico líder de la comisión de investigación del desastre; Boris Shcherbina (Stellan Skarsgård), el vicepresidente del Consejo de Ministros de la época; y Ulana Khomyuk (Emily Watson), una física nuclear bielorrusa. La magnífica actuación de los personajes de «Chernobyl» es una de las razones por las que la serie es la mejor calificada en IMDb, por encima de «Band of Brothers», «Breaking Bad» y «Game of Thrones».

Sin embargo, como en toda adaptación de hechos reales, existen ciertas licencias creativas que los autores emplearon para presentar el show de la manera que consideraron más conveniente.

Pensando en esto, aquí te invitamos a acompañarnos a descubrir tres de los mitos sobre «Chernobyl»:

La física nuclear bielorrusa Ulana Khomyuk ayudó en el manejo de la situación posdesastre

En realidad, Ulana Khomyuk fue una amalgama de personajes. La idea del desarrollador de la serie al crear a la protagonista ficticia fue rendir homenaje a todos aquellos científicos nucleares, principalmente europeos, que contribuyeron de alguna manera con la solución del desastre, la investigación de sus causas y el estudio de sus consecuencias. Y la elección de una actriz para este rol tampoco fue casualidad: en esa época, una porción representativa de la comunidad científica en la Unión Soviética era femenina, a diferencia del resto del mundo.

El personaje de Ulana Khomyuk en Chernobyl.
El personaje de Ulana Khomyuk en Chernobyl. Foto: Appocalypse.

El fuego en el núcleo abierto del reactor de Chernóbil produjo cerca del doble de radiación que la bomba de Hiroshima cada hora

Si bien ambos incidentes fueron desastres catastróficos, resulta sumamente complicado comparar la exposición a la radiación producto de ambos eventos. En Hiroshima, el mayor impacto en la salud de las personas fue generado por la exposición directa a la radiación. En este caso, la dosis de radiación se determina, básicamente, considerando la distancia entre el individuo y la zona de explosión de la bomba. En cambio, el material radiactivo en Chernóbil fue liberado a la atmósfera, ocupando una vasta extensión de territorio y exponiendo a todo ser viviente a residuos tóxicos durante un largo periodo.

La radiación en Chernobyl y en Hiroshima fueron distintas. Foto: Vice.
La radiación en Chernobyl y en Hiroshima fueron distintas. Foto: Vice.

Una explosión de vapor luego del accidente habría dejado gran parte de Europa inhabitable

En el segundo episodio de la serie los científicos expresan su preocupación por que los elementos de la fusión del núcleo del reactor lleguen al agua del subsuelo. La estimación de la magnitud de la explosión como resultado de este incidente —de dos a cuatro megatones— fue una exageración. Hubo numerosas suposiciones respecto de la certeza de la explosión que no se explican en la miniserie que, si bien podían ser un resultado posible, eran también improbables.

Otro mito en Chernobyl. Foto: El Periódico.
Los datos
  • «Chernobyl» consta solo de cinco episodios. Los productores ya anunciaron que no se emitirá una segunda temporada.
  • Si te interesa leer acerca de otras series muy recomendadas, puedes revisar esta nota. Ya que Black Mirror ha sacado una nueva temporada, te dejamos esta otra.

Noticias Relacionadas

“Yesterday”: ¿te imaginas un mundo sin Los Beatles?