Por nuestra identidad: 3 películas peruanas en lenguas originarias

«Retablo», la última película peruana ganadora de diversos premios internacionales, es un largometraje en el que predomina el uso del quechua como lengua originaria. Por eso, quisimos hacer un recuento de otras películas con lenguas originarias.

Hace unas semanas se conmemoró el Día de las Lenguas Originarias. El propósito central de esta fecha es fomentar el desarrollo y difusión de estas como parte del patrimonio cultural peruano. De acuerdo con el Ministerio de Educación, dentro de este grupo se encuentran lenguas que se emplean con anterioridad al idioma español y que están presentes en el territorio.

En Perú existen 48 lenguas nativas: 44 amazónicas y 4 andinas. Entre las más conocidas están el aymara y el quechua, utilizada en la mayor cantidad de trabajos audiovisuales que revaloran este factor cultural. El caso más reciente es el de «Retablo», una exitosa película nacional que aún — contra todo pronóstico y para alegría de todos— se mantiene en cartelera.

A pesar de las pocas salas de exhibición, la galardonada película ha sobrepasado los 50,000 espectadores de su estreno, un récord para una película nacional de carácter regional. Y esto solo refuerza el hecho de la necesidad de difundirlas más en la cartelera local. Por eso, queremos que conozcas tres películas en lenguas originarias antecesoras de «Retablo» ¡Vale la pena verlas!

1. «Wiñaypacha» (2017)

Es la primera cinta en aymara que recibió una mención honrosa en el Festival de Cine de Lima y ganó los premios de “Mejor Ópera Prima” y “Mejor Fotografía” en la categoría de “Largometraje Iberoamericano de Ficción” en el Festival de Cine de Guadalajara. Su director, Óscar Catacora, filmó en Puno la historia de Willka y Phaxsi, dos ancianos que viven aislados en las montañas de los Andes. La cinta contempla sus costumbres, el día a día de esta pareja y el dolor que guardan por la partida de su hijo a la ciudad.

2. Los ojos del camino (2017)

Esta es una cinta menos conocida que la anterior, pero estrenada el mismo año. Es un documental que retrata la naturaleza y cultura andina, contando con Cusco, Angares, Ayacucho, Junín, Puno, la sierra de Lima y Casma como parte de sus hermosos escenarios naturales. Fue presentada en varios festivales en Perú y países como Venezuela, Chile y Argentina y se exhibió en el Festival de Cine de Lima y salas de cine alternativas nacionales.

3. «Sigo siendo» («Kachkaniraqmi») (2013)

Esta es una cinta en la que se combina el español, quechua y shipibo para destacar la historia de los distintos músicos que existen en las tres regiones del Perú. Fue ganadora del Premio del Jurado al “Mejor Documental” en el Festival de Cine de Lima (2013) y, en los años siguientes, recolectó también diferentes reconocimientos internacionales.

Es importante destacar que en la historia del cine peruano existen otras cintas en lenguas originarias. Si retornamos a los orígenes, la primera película peruana que utilizó una lengua originaria fue «Kukuli», en 1961. Realizada en quechua, se centra en la protagonista que vive en las alturas de Cusco y realiza un viaje para participar en una fiesta del pueblo. Combina bellos paisajes con tradiciones y relatos quechuas.

Casi una década después aparecería el director Federico García, quien fundaría el grupo Kuntu, un proyecto audiovisual desarrollado con la colaboración directa de la pobladores indígenas. De su filmografía, podemos resaltar «Kuntur Wachana» («Donde nacen los cóndores») (1977), una película reconocida en festivales de cine en Moscú, París y Benalmádena (España), que aborda las reformas del velasquismo.

Esta cuenta la historia de Saturnino Huillca, un chamán indígena que organiza un sindicato para que los campesinos lograrán recuperar sus tierras. García volvió como director para «El caso Huayanay» (1981), largometraje de ficción que relata el proceso de justicia afrontado por los comuneros de los Andes Centrales frente a un delincuente.

************************

Cada uno de estos largometrajes  contribuyen a la difusión de nuestro valor cultural a través de una propuesta audiovisual. La descentralización de la industria audiovisual junto a la ley del cine son activos importantes para lograr una oferta más rica y variopinta, como lo es nuestra propia historia y cultura.

Noticias Relacionadas

Los podcasts: la nueva tendencia de la que todos hablan

Adrián Bello: la nueva voz del soul pop peruano que te conmoverá