«Las respondonas»: el afrofeminismo en la música peruana

En un mundo musical en el que los estereotipos y las normas sociales cuentan una historia que no reconoce realmente el aporte de la comunidad afro al arte nacional, «Las respondonas». le ponen voz al potente mensaje de resistencia y empoderamiento afrofeminista.

A lo largo de la historia, el mundo de la música ha conocido y dibujado desigualdades respecto al aporte de la comunidad afro. Blues, son montuno, festejo y rock son algunos ejemplos de ritmos que podemos disfrutar gracias a su contribución creativa, que no ha sido siempre debidamente reconocida.

Y es que por lo general, cuando pensamos en destreza de ejecución, la imagen más inmediata de la manifestación musical afro en nuestras mentes es la de uno o más hombres en un prolongado momento de proezas sonoras con la voz, percusión, guitarra o una infinidad de instrumentos.

¿Y las mujeres en esta figura? En el mejor de los casos, podemos pensar solo en algunas referencias de cantantes solistas, coristas o bailarinas. En el peor, en ninguna. Pero tanto en la escena internacional como local, esto ya está transformándose.

Ya en el pasado, mujeres de la escena local como Victoria Santa Cruz y Susana Baca — solo por mencionar algunas— son referentes que muestran cómo la música y el arte, en general, pueden transmitir mensajes de resistencia poderosos. Y, desde enero de este año, tomando esta inspiración, Anaí Medrano, Claudia Reyes, Giuliana Chávez, Ivon Muñoz, Julia Mendizabal, Yanaire Medrano y Ximena Gutiérrez unieron percusión, baile, voz y letra para ponerle ritmo a este mensaje de resistencia a través «Las respondonas».

Foto: Facebook Las Respondonas.
Foto: Facebook Las Respondonas.

«Las respondonas» es una agrupación musical de mujeres enfocada en rescatar y visibilizar la existencia afrodescendiente. ¿Cómo? Primero, con introspección. Ellas buscan visibilidad, pero una en sus propios términos y en base a sus propias experiencias. Mirando sus cuerpos como una actividad de reflexión histórico-política, y sí, también de entretenimiento, porque su potencia transmite esa energía que conmueve, alegra y reivindica al mismo tiempo. Y todo esto se hace, ya no bajo normas sociales con las que  —con estereotipos y prejuicios— otros cuentan sus vidas, sino que son ellas quienes, en sus letras, llevan la batuta. «Yo vengo con herencia, yo vengo a incomodar. Yo vengo con palabras de mi ancestralidad ». Como afirman sus letras, ellas representan la historia de una comunidad. Y –en contraste a sus predecesoras– recogen dos elementos novedosos para los proyectos musicales liderados por mujeres: el trabajo en colectividad y la diversificación de roles en la ejecución musical. La primera característica inspirada en prácticas de sororidad feminista para garantizar espacios seguros de creación. Y la segunda característica motivada por el espíritu de transgresión respecto a estereotipos que encasillen su contribución solo a roles específicos, por ejemplo el canto y baile, o den por sentado que las mujeres no tocan instrumentos o los tocan mal. La mezcla de su talento y trabajo está ya rindiendo frutos, porque en los menos de seis meses de existencia en la escena local han logrado presentarse en diversos espacios que combinan arte y activismo.

Ellas son, sin duda alguna, una propuesta que calza perfectamente en la definición de afrofeminismo peruano. El popularizado mensaje en defensa de la auto expresión «Si no puedo bailar, no quiero ser parte de tu revolución» de la anarcofeminista Emma Goldman, se quedó pequeño para estas nuevas generaciones. Porque la metáfora del baile se ha extendido para reclamar protagonismo creativo de otro tipo como tocar instrumentos, componer melodías, letras, arreglos y performances sobre el escenario con grandes amigas.

En este caso, tocar y crear música son el punto de partida mínimo necesario en una escena predominantemente compuesta por hombres. Hay y habrá siempre aprendizajes y detractores, pero «Las respondonas» se mantienen de pie. Y esto recién comienza.

El dato

  • Encuentra más información sobre el grupo y sus presentaciones en sus redes sociales: Facebook e Instagram.

 

Noticias Relacionadas

El cómic, el nuevo protagonista de las librerías

«Spiderman: Far from Home»: un héroe que cree en sí mismo

El inicio del arte: los grabados de Antoni Tápies en Lima