«Nosotros»: el miedo a los olvidados

Ganador del Óscar a Mejor guion original, Jordan Peele estrena una nueva película de terror con comentario político, escrita, dirigida y producida por él mismo. En Vía Expresa ya la vimos y aquí te la comentamos.

El horror a la sublevación

La carrera de Jordan Peele, como director, está construyéndose a través del uso del género de terror como vehículo para hacer una crítica social a Estados Unidos. La primera prueba de ello fue «¡Huye!» (2017) y ahora, con el estreno de «Nosotros», vuelve a repetir sus patrones, creando así un estilo claro que podemos esperar se repita en futuros proyectos.

Durante los años ochenta, una niña llamada Adelaide se escapa del cuidado de sus padres en un parque de diversiones y termina encontrándose con una copia real de ella dentro de una casa de espejos. Años después, ahora casada y con hijos, regresa a la ciudad donde todo ocurrió y el trauma resurge. Su copia reaparece pero ahora acompañada con otras copias de su familia.

El elenco de «Nosotros» se ve ante el desafío de crear un personaje y luego las versiones malvadas de estos. Lupita Nyong’o hace un trabajo sobresaliente como la protagonista, al interpretar tanto el papel de la madre acosada como el de la entidad invasora. La expresividad en su rostro durante los primeros planos haría pensar que se trata de dos actrices diferentes. Elisabeth Moss es otra gran actriz que realiza un magnífico trabajo en la película.

La película funciona como denuncia hacia la desigualdad socioeconómica de E.E.U.U. Su título original es «US», que también puede entenderse como las iniciales de United States (Estados Unidos). Por un lado tenemos a las familias acomodadas vacacionando en sus casas de playa y por otro lado están las «familias copias» que vienen a representar a ese otro sector olvidado y que vive en permanente estado de vulnerabilidad. La decisión de clonar a los personajes es obvia: se busca decir “son iguales a ti”, pero con menos privilegios. Estamos ante la venganza de los desfavorecidos.

Con esto Peele sugiere que debemos temerle a los de abajo porque un día se pueden cansar de no ser tomados en cuenta y atacar el país con violencia organizada. Empieza tomando la estructura de una película de invasión de hogar como «Los extraños» (2008) o «Cacería macabra» (2011) para sugerir que el problema empieza como un suceso privado, familiar y que luego se extiende a la esfera pública, a nivel nacional. Aquí aparece la simbología de la fallida campaña para combatir la pobreza que fue «Hands across America».

Esta es una metáfora que puede resultar interesante en un artículo universitario de Sociología pero que desinfla el ambiente de encierro y peligro que Peele había construido satisfactoriamente en la primera parte de la película. Se pierde lo especial de la situación de Adelaide y su familia al introducir la existencia de copias malvadas a todas las familias del país.

«Nosotros» prefiere la repetición de su mensaje al desarrollo o profundización de este. Algo que podría ir conforme con la idea  de la horda de copias repetidas que constantemente aparecen, pero termina como una propuesta algo floja, al ser esta una película que pretende abordar cuestiones reales y relevantes. Peele se queda en la mera señalización de un fenómeno social obvio sin explicar su origen, y cuando lo intenta, opta por las generalidades conspiratorias. “Todo es culpa del gobierno” dice. Y, bueno, eso no es nada nuevo.

***************************

El final cierra con una revelación que subvierte ciertas premisas e invita a concluir con que la respuesta para los que sufren la injusticia desde abajo, no yace en la masacre de la clase privilegiada, sino en la aspiración y usurpación de su identidad.

No te rebeles ante ellos, conviértete en ellos en silencio y olvídate de donde viniste. Arriesgada premisa.

Noticias Relacionadas

El cómic, el nuevo protagonista de las librerías

«Spiderman: Far from Home»: un héroe que cree en sí mismo

El inicio del arte: los grabados de Antoni Tápies en Lima