Hablemos de sexo anal: 5 cosas que debes saber

En las últimas semanas, la palabra sexo anal ha invadido todas las redes sociales. Algunos creen que es una práctica de mal gusto, pero lo cierto es que muchísimas parejas lo practican. Así que te contamos todo lo que querías conocer y no sabías a quien preguntar.

El sexo anal ha sido considerado un tabú durante siglos. Hasta el día de hoy es un tema que causa incomodidad, incluso entre las parejas. En las últimas semanas, ha entrado en debate en nuestro país, a raíz del debate educativo frente a llamada ideología de género. Sin embargo, el sexo anal también es una práctica heterosexual. Por ejemplo, de acuerdo a The Times UK, alrededor de la mitad de los hombres y mujeres británicos entre 25 y 34 han intentado el sexo anal heterosexual. El miedo a explorar la sexualidad está siendo dejado de lado. Por eso, en Vía Expresa hemos preparado una lista de cosas que no puedes ignorar si deseas practicarlo o tienes curiosidad.

1. Sin gorrito no hay fiesta

Una de las razones por la cual el sexo anal puede ser un poco incómodo es porque se asocia a excreciones del cuerpo y ello resulta cierto. El ano es una zona que contiene muchas bacterias. Por ello, es un foco de enfermedades si es que no existe una buena limpieza. Considera el preservativo como algo obligatorio. Al practicar sexo anal, retíralo y coloca otro cada vez que decidas pasar a una práctica diferente, como el sexo oral o vaginal.

Además del uso de un condón, la higiene es muy importante. Para limpiar completamente la zona se puede hacer uso de una pera anal o enema. Esto se introduce en el recto con agua limpia para lavar la zona. No olvides que emplearlo frecuentemente no es recomendado. En el caso de los hombres, estos tips pueden ayudarte a tener un pene de oro.

2. ¡Estimular es importante!

Recuerda que el ano no es igual a la vagina. Esta parte de nuestro cuerpo no se dilata de la misma forma ni con la misma rapidez. Introducir cualquier cosa de manera abrupta puede resultar en una experiencia aterradora e increíblemente dolorosa.

La sexóloga y terapeuta de parejas, Carmen Larrazábal, recomienda que empieces realizando un masaje delicado con los dedos. Además, es necesario un juego previo de 15 minutos. Tómate el tiempo necesario y empieza siempre de menos a más.

3. ¡No olvides el lubricante!

Similar a lo que ocurre con la dilatación, otra diferencia entre el ano y la vagina es la lubricación. Esta zona no lubricará de una forma natural. Por ello, es importante recurrir a otros insumos que podemos conseguir fácilmente en una sex-shop o hasta en la farmacia más cercana a ti. Existen lubricantes hechos a base de agua, silicona y algunos hasta tienen sabores y olores. No dudes en explorar y elegir el que te guste más.

4. Existen poses que te ayudarán a pasarla mejor

Como todo en la vida, hay posiciones que te pueden ayudar a pasarla mejor, especialmente si hablamos de una posición dolorosa. El sexólogo, Christian Martínez, recomienda que te recuestes boca abajo y abras las piernas. Recuerda que es cuestión de practica y paciencia.

Evita poses que impiden la dilatación del ano y mantienen tensos tus músculos. Posiciones conocidas como el “perrito” o la “cucharita”, puedes dejarlas para más adelante hasta que te sientas preparado.

5. El sexo anal es para hombres y mujeres

La idea de que esta práctica sexual es sólo para hombres homosexuales está completamente alejada de la realidad. Hombres y mujeres heterosexuales, pueden encontrarlo muy placentero.

Ten en cuenta que gustos hay muchos y puede que no todos lo disfruten. Si no estás de acuerdo y no te sientes cómodo, no tengas miedo de negarte. El respeto hacia ti y tu pareja es primero. El sexo anal ya ha dejado de ser visto como una “perversión”, es una práctica común y muy estimulante para algunas parejas. Erotizar esta zona es normal, porque cuenta con terminaciones nerviosas que causan mucho placer si son bien estimuladas.

Noticias Relacionadas

¿Sufres de insomnio? Te damos consejos para dormir mejor