El fin de un hito mundial: “Avengers: Endgame”

El Universo Cinematográfico de Marvel, UCM, presentó Avengers: Endgame, el magnus opus que tenía planeado desde el estreno de Iron Man en el 2008. Aquí nuestra reseña.

[Spoilers alert]

Un fin esperado

Veintiuna películas en los últimos once años y por fin llegamos aquí, al fin del viaje y del juego. “Avengers: Endgame” se perfila como el mayor estreno comercial del año – sino de toda la historia – e involucra a un panteón de héroes cuyas historias y aventuras hemos seguido por más de una década. Más que una película o el fin de una franquicia, este el fin de un proyecto cinematográfico que ha capturado la cultura popular a nivel mundial como nunca antes se ha visto.

Como ha sido un largo viaje, se ha querido premiar a los más constantes del Universo Cinematográfico Marvel. La película asume que el espectador conoce todos los nombres, todas las relaciones y todos los acontecimientos importantes que han llevado a Iron Man y compañía a este punto.

El ambiente inicial de la película es melancólico, no porque más de la mitad de la humanidad haya desaparecido sino porque nuestros héroes se sienten derrotados. El no poder detener a Thanos, así como la muerte de sus seres más cercanos crea un sentimiento general de fracaso y desesperanza. Incluso, en un movimiento muy bien pensado, el primer brote de una nueva oportunidad es eliminado de manera casi inmediata antes del segundo acto.

Esto conlleva a que la trama principal de “Avengers: Endgame” se tuerza hacia la fórmula narrativa que las previas películas de Ant-man ya habían explorado: la idea del heist movie o película del atraco, es decir, donde todo gira en torno al robo de un botín. Ant-man, regresa del mundo cuántico y busca robar las gemas del pasado para corregir el presente. Así, los vengadores se dividen en equipos y cada uno viaja a diferentes partes para robar algo distinto, con la esperanza de que todo salga de acuerdo al plan.

 Avengers Endgame. Foto: Variety.
Avengers Endgame. Foto: Variety.
La fórmula del heist movie

En la película tenemos los elementos bien puestos. Algo valioso que ser robado: las gemas; un lugar difícil de robar: el pasado; un gran premio de conseguirlo: recuperar a los amigos que perdieron y un futuro en juego: perder a los amigos y familia que aún quedan. Como toda película de atracos no todo sale de acuerdo al plan. Los ladrones tienen que improvisar para salvarse y cuando creen que por fin tienen el premio grande, la trama gira para recordarles que no va a ser tan fácil.

La estructura funciona bien y el viaje en el tiempo aumenta la escala épica de trama, pero también genera algunos huecos argumentales. Quizás eso junto a la batalla final, resulten algunos inconvenientes de la película. El escenario se ve apocalíptico, listo para una última guerra, pero al estar opaco y saturado de personajes, puede ser dificil seguir la acción a gran escala.

Sin embargo, la película está enfocada en el esfuerzo individual de los héroes. Aunque hagan cola – a diferencia de una batalla de Wakanda mucho más fluida – cada uno colabora en la pelea y son relevantes. El UCM no deja de ser una experiencia única y retrata todos los sueños que teníamos en pantalla. El mío en particular fue ver al ver al Capitán América pelear con Thanos en mano a mano con todo su potencial.

Fue necesario que Robert Downey Jr. dé el epílogo de la película, después de todo este universo comenzó con él. “Parte del viaje es el final” nos dice y le responden: “Estaremos bien sin ti”. UCM ya no precisa de su ayuda, puede sostenerse por sí mismo, los niños que vio crecer ya están listos para irse a casa y los fundadores pueden retirarse. Esta película es un fin, pero también el pase de la antorcha. Los cómics en los que están basados estos héroes han durado casi ocho décadas, veamos cuanto más logran durar estás películas.

Noticias Relacionadas

El cómic, el nuevo protagonista de las librerías

«Spiderman: Far from Home»: un héroe que cree en sí mismo

El inicio del arte: los grabados de Antoni Tápies en Lima