Veganismo: más allá de no comer carne

Quienes practican el veganismo son una comunidad en aumento que tiene como mejor aliada la información.

Durante la última década, el veganismo cambió la vida de muchas personas que hoy forman una comunidad sensible y empática. Esta práctica consiste en no usar ni consumir ningún producto de origen animal. Siendo más precisos, su filosofía rechaza todo aquello que para su elaboración o confección involucre el sufrimiento de un ser vivo.

Esto los distingue de los vegetarianos, pues no usan prendas de materiales como el cuero o la seda. La dieta vegana suele ser cuestionada por ser poco comprendida. Sin embargo, lo cierto es que cada vez hay más propuestas veganas en el mercado mundial y peruano, signo de un grupo en crecimiento.

De alma verde (Nuna Qumir)

En Perú, el crecimiento de la comunidad vegana no se ve reflejada en la información que circula, puesto que esta representa más una tendencia de estilo de vida que un compromiso personal con el mundo. Por eso, muchos optan por guiarse de activistas extranjeros que no siempre tienen datos verificados.

Existen algunas excepciones como Patty Castañeda, una joven periodista y estudiante de nutrición que comenzó a investigar y escribir sobre el tema a la par de su veganismo. Desde pequeña, siempre defendió los derechos de los animales – incluso en las disecciones que practicaban en su colegio – y hoy en día, lleva 4 años sin comer carne y más de un año como vegana. Su proyecto Numa Qumir, alma verde en quechua, promueve la práctica informada y actualizada con explicación científica sobre el veganismo.

Veganismo. Patty Castañeda, creadora de Nuna Qumir, nos ayuda a iniciar nuestra vida vegana con información útil. | Foto: Renzo Zelvaggio para Vía Expresa

Algunos tutoriales son ilustrativos. Por ejemplo, ¿sabías qué un health coach no desempeña el mismo trabajo que un nutricionista? El primero motiva a la persona a que lleve hábitos saludables, pero el segundo es el que puede elaborar un régimen alimenticio. Esto muestra que una buena dieta de menestras y frutos secos puede aportar hierro mientras que suplementos B12, una vitamina compuesta de bacterias y solo obtenida por consumo animal, puede mantener nuestro organismo sano. Como ella, hay también más bloggers peruanos tales como Daniela Lizárraga y Nicole Rasmussen, creadoras de Thevegancat y Deljardinvegan, así como Anggelo Ocaña, fundador de Crudiperuanos.

Los desafíos del veganismo

Una de las cosas más difíciles de esta práctica es la accesibilidad de productos. Hace algunos años, no existían la variedad de restaurantes y pastelerías que están hoy al alcance. A Patty, por ejemplo, le costó no encontrar postres ricos y veganos.

Algo similar sucede con la información, muchos principiantes cometen errores en su dieta que no deberían repetirse. Por ejemplo, las personas suelen quitar la proteína animal sin reemplazarla, lo que ocasiona rápida pérdida de peso y masa muscular. Al cambiar de dieta, es muy recomendable ir a un nutricionista. Cada organismo es distinto y solo un especialista puede idear una dieta balanceada acorde a nuestro horario y estilo de vida. Hoy en día, incluso puedes buscar nutricionistas veganos.

La falta de información lleva también a tendencias extremas sin fundamento científico o a consumir alimentos equivocados con facilidad. Los ayunos de 20 días que nos incitan a tomar solo agua pueden ser muy perjudiciales para salud mientras que el mercado tiene productos que aparentan no tener ingredientes de origen animal, pero los tienen. Por ejemplo, alimentos como la gelatina pueden contener cartílagos, huesos y piel. Si te interesa ser vegano, conocer datos como estos te permitirá llevar un compromiso más coherente.

Foto: Ella Olsson
Los datos
  • Cada lunes, Nuna Qumir publica un nuevo video con el objetivo de resolver dudas de forma interactiva.
  • Actualmente existen restaurantes veganos bien posicionados como Raw Cafe, Yumi o el Jardín de Jazmín. Asimismo, los restaurantes más conocidos suelen incluir opciones veganas de sus principales platos.

Noticias Relacionadas

El chocolate: más medicina que golosina