INtangible: un proyecto para recuperar la cultura

Ante la destrucción del patrimonio cultural nacional, nació INtangible, la iniciativa con conciencia cultural y patriótica de dos fotógrafos documentales que creen firmemente que la cultura nunca morirá mientras se mantenga en el imaginario de la sociedad. Aquí te contamos todo sobre esta propuesta que vale la pena destacar.

Dos fotógrafos documentales de amplia trayectoria en nuestro país, José Carlos Orrillo y David Mansell-Moullin, decidieron «comprarse» un pleito que ni siquiera nuestras autoridades se deciden a afrontar: luchar contra la destrucción de nuestro patrimonio cultural y el olvido que este genera en nuestra sociedad.

Y fue así que idearon una propuesta de intervención en paisajes urbanos y rurales de la región La Libertad para «revivir» lo que la mafia de traficantes de terrenos de Trujillo había destruido sin mayor conciencia: los geoglifos Triple Espiral —situados en la quebrada Santo Domingo—, considerados lugares ancestrales en los que los antiguos peruanos asentaron un conjunto de talleres líticos y dibujaron en la tierra enigmáticas figuras.

Tal como en el caso de las líneas de Nazca —que también pueden ser visualizadas, únicamente, a través de fotografías aéreas—, muchos piensan que estas obras pudieron ser un centro de observación astronómica y, otros, un lugar sagrado donde se realizaba ofrendas rituales a los dioses.

Como fuese, estas creaciones revestían un valor histórico indescriptible para nuestro patrimonio cultural y, por desidia de vigilancia de nuestras autoridades y la altanería de los traficantes, fue vilmente destruida ante los ojos de todos. Por ello, Orillo y Mansell-Moullin, crearon una muestra visual que se constituye como un ejemplo muy evidente de recuperación simbólica del patrimonio cultural.

Foto: Proyecto Intangible.
Foto: Proyecto Intangible.

Así nació INtangible, un proyecto que se presenta como una alternativa para recuperar y poner en valor la zona arqueológica de la Quebrada de Santo Domingo a través de múltiples intervenciones de la mano con la comunidad, tanto en la ciudad como en el espacio afectado. Estas son una respuesta ante los actos de vandalismo contra nuestro patrimonio, invitando a la creación de respuestas que combatan el olvido de nuestras raíces y la obsolescencia de nuestra historia.

El inicio de INtangible

El objetivo de INtangible es generar intervenciones visuales que muestren, en diversos formatos, la figura emblemática de los geoglifos para que sea reconocida y siempre recordada por los pobladores. Así, su primera acción nació a finales de 2014, con un documental que fue proyectado en varios espacios de afluencia grupal, empezando con la misma comunidad de Santo Domingo.

Esta proyección buscó generar reflexión en quienes lo vieran, sobre el valor de la obra cultural y la manera en la que había sido afectada y actuó como incentivo para que nazcan, a partir de él, diversas actividades educativas que contribuyan al objetivo central del proyecto que es sensibilizar.

Este documental, que fue la primera gran acción de INtangible, se convirtió en la base de todas las ramas que hicieron crecer y trascender al proyecto, alejándolo de ser una simple acción de activismo superfluo y temporal, ya que permitió a la sociedad tomar el patrimonio cultural como herramienta y motivo para fomentar la participación activa; dar cabida a la interdisciplinariedad a través del vínculo entre arte, historia y filosofía; y promover el pensamiento crítico, la capacidad de reflexión y el trabajo en equipo. Con todo esto, el proyecto consolida la idea de que en comunidad se puede educar con y desde el patrimonio histórico.

Foto: Proyecto Intangible.
Foto: Proyecto Intangible.

Y, para fortalecer el impacto del documental, la siguiente acción que propuso la intervención de INtangible fue replicar la figura del geoglifo en diferentes espacios, lugares, con distintos formatos y materiales. Todo esto para generar repetición visual del mismo y mantenerlo presente en la mente del poblador y ciudadano. Puedes ver imágenes y detalles de estas réplicas, aquí.

Al día de hoy, las intervenciones continúan y el geoglifo sigue siendo replicado. Este ha sido pintado y proyectado digitalmente en diferentes edificaciones y calles de Trujillo. La continua aparición de las Tres Espirales es señal de que el proyecto ha logrado revitalizar nuestra identidad así como el interés por preservar y valorar nuestro patrimonio cultural.

Foto: Proyecto Intangible.
Foto: Proyecto Intangible.

Sin duda, Orrillo y Mansell-Moullin han demostrado que el arte, en su interacción con otras disciplinas, es vía segura para educar y aprender, y en especial, para recobrar nuestras raíces.

El dato

  • Puedes conocer más sobre el proyecto INtangible y sus actividades, aquí.

Noticias Relacionadas

Courtney Barnett: la gran revelación del indie rock vuelve a Lima

Óscars 2019: ¿ya conoces las películas nominadas?