De vuelta a clases: ¿Cuánto cuesta un uniforme?

Marzo es un mes de gastos escolares y el precio de los uniformes preocupa a más de una familia. ¿Tienes idea de cuánto cuesta un uniforme?

El año escolar inicia el próximo 11 de marzo en más de 66 mil escuelas públicas y privadas del país. Para los alumnos, esto significa volver a ver compañeros y llevar nuevos cursos con otros profesores. Sin embargo, es también el ejercicio anual de realizar un presupuesto para útiles y uniformes.

Sin lugar a dudas, el regreso a clases representa un mayor esfuerzo para las familias, pues son muchos los casos en los que la responsabilidad no recae exclusivamente en los padres. Esta tarea puede ser compartida con tíos, abuelos, padrinos o apoderados. No sorprende entonces que sea una época donde aumenten los préstamos y endeudamientos para sobrellevar el mes de marzo.

En la larga lista de gastos de dicho periodo no solo resalta la lista de útiles, sino también el clásico uniforme. Pese a que el Ministerio de Educación (MINEDU) sostiene que en escuelas públicas no es obligatorio un atuendo específico, muchos optan por la vestimenta tradicional. Por otro lado, en colegios particulares el uniforme puede variar de acuerdo al reglamento interno de cada institución.

Con el objetivo de determinar cuán elevados pueden ser los precios de cada prenda, Vía Expresa elaboró presupuestos para entidades educativas con distintas tarifas de pensión. Comparamos uniformes de una de las escuelas más caras de Lima (A), una de clase media (B) y otra estatal (C), con el atuendo formal y el de educación física. Para esto, vistamos distribuidores así como el emporio textil Gamarra.

Colegio A

Elaboración propia. Precio del uniforme del colegio A.
Elaboración propia. Precio del uniforme del colegio A.

Colegio B

Elaboración propia. Precio del uniforme del colegio B.
Elaboración propia. Precio del uniforme del colegio B.

Colegio C

Elaboración propia. Precio del uniforme del colegio C.
Elaboración propia. Precio del uniforme del colegio C.

Como vemos, la brecha de precios por prenda no es tan lejana por más que el rango adquisitivo sea bastante marcado. No obstante, el colegio A cuenta además con uniforme de verano que consiste en polo, short y polo piqué. También, en la vestimenta formal se incluye sacón, siendo éste el elemento más costoso.

Algo en común con el colegio B es la opción del pullover, así como el uso de medias del colegio, que se distinguen por los colores o el logo. Ambas escuelas tienen sus uniformes a la venta en concesionarios o distribuidores específicos. Incluso en años anteriores la vestimenta del colegio A estaba disponible en centros comerciales como el Jockey Plaza.

En cambio, el colegio C tiene los precios más económicos y el atuendo es similar para toda institución aunque este no sea obligatorio. Las prendas pueden ser ubicadas en numerosos stands de galerías de Gamarra, con tallas específicas debido a la fuerte demanda del regreso a clases.

Las diferencias entre presupuestos son bastante visibles y no comprenden los gastos en zapatos y zapatillas. Tampoco el hecho de que los estudiantes suelen comprar más de una muda de ropa. El dinero gastado nos lleva a pensar en el acceso a la educación y cómo este dinero podría ser usado para libros, manuales u otro material que ayude al aprendizaje.

Noticias Relacionadas