Conoce a las 4 peruanas reconocidas por luchar por sus derechos

Recientemente, Liz Chicaje fue reconocida por su defensa al medio ambiente. Al igual que ella, otras tres mujeres han sido reconocidas en los últimos años. Conócelas aquí. Nosotros ya la vimos y aquí la comentamos.

La lucha por los derechos humanos, el cuidado del medio ambiente y el respeto por las costumbres de los pueblos indígenas son temas que deberían tener mayor difusión. La premiación de Liz Chicaje, quien defendió a su Amazonía, muestra la labor de héroes sin capa que luchan contra atropellos y buscan devolverle la tranquilidad a muchas personas.

Por eso, en Vía Expresa te traemos la historia de cuatro peruanas que pese a los riesgos y sacrificios, mantienen la firme la decisión de luchar por los menos escuchados. Y esto, les ha traído grandes reconocimientos internacionales.

1. Tarcila Rivera

Tarcila Rivera, una mujer indígena reconocida con el Premio a la Sabiduría por su compromiso, liderazgo y conocimiento. Foto: CAAP.
Tarcila Rivera, una mujer indígena reconocida con el Premio a la Sabiduría por su compromiso, liderazgo y conocimiento. Foto: CAAP.

Desde Vilcashuamán, Ayacucho proviene esta luchadora responsable de la fundación del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas (Ecmia) y del Foro Internacional de Mujeres Indígenas (FIMI), asociación que incentiva la participación política.

Además, Rivera es fundadora y presidenta de Chirapaq, Centro de Culturas Indígenas del Perú, grupo que desde hace más de 25 años promueve la afirmación de la identidad y el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas.

En setiembre de 2014, la Fundación Fuego Sagrado de Estados Unidos reconoció su activismo otorgándole el Premio a la Sabiduría por el compromiso con su comunidad así como su liderazgo y conocimiento. Previamente, fue elegida por Michelle Bachelet en el 2012, como miembro del Grupo Asesor Internacional sobre la Sociedad Civil de ONU Mujeres.

2. Ruth Buendía

Luego de tiempo, Ruth Buendía volvió a su tierra para luchar por los suyos. Su liderazgo como mujer indígena fue reconocido. Foto: International Rivers.
Luego de tiempo, Ruth Buendía volvió a su tierra para luchar por los suyos. Su liderazgo como mujer indígena fue reconocido. Foto: International Rivers.

Nació en la comunidad nativa Asháninka de Cutivireni, ubicada en la cuenca del río Ene. Cuando tenía sólo 12 años, el grupo terrorista Sendero Luminoso invadió el territorio y estableció allí su base de operaciones. Esto produjo la muerte de miles de miembro de la etnia, entre ellos su padre.

Aunque se vio forzada a desplazarse, volvió después de varios años. Comenzó a trabajar con las organizaciones indígenas, ARPI SC (Asociación Regional de Pueblos Indígenas de la Selva Central) y CARE (Central Asháninka del rio Ene).  En el 2006, asumió la presidencia de esta última. Es reconocida por su lucha contra la construcción de dos plantas hidroeléctricas que ponían en peligro territorios tradicionalmente pertenecientes al pueblo asháninka.

Por eso, la Fundación Ambiental Goldman le entregó en el 2014 un premio que la reconoce como heroína del medio ambiente por su perseverancia en alcanzar logros ambientales pese condiciones adversas.

3. Máxima Acuña

Los ataques de la empresa minera no pudieron contra Máxima Acuña, quien se mantuvo firme en reclamar el derecho a su propiedad y tierra. Foto: El País.
Los ataques de la empresa minera no pudieron contra Máxima Acuña, quien se mantuvo firme en reclamar el derecho a su propiedad y tierra. Foto: El País.

En el 2011, la minera Newmont-Buenaventura le exigió a la campesina cajamarquina que abandone su tierra alegando que era propiedad de ellos. Sin embargo, Máxima mostró un documento que la reconocía como dueña y emprendió una lucha por su territorio. Desde entonces, el personal de la minera perjudicó sus sembríos repetidas veces e incluso llegó a agredirla físicamente.

Máxima no dio su brazo a torcer y continuó defendiendo su derecho a vivir pacíficamente en su propiedad, un área donde se quería desarrollar la mina de oro y cobre Conga por su cercanía a la Laguna Azul.

Debido a esta intensa lucha, Máxima Acuña recibió en el 2016 el premio Goldman como reconocimiento a la defensa del medio ambiente y su enorme esfuerzo para protegerlo.

4. Liz Chicaje Curay

Liz Chicaje fue reconocida por su trabajo a favor del medio ambiente y biodiversidad. Foto: Perú FZS.
Liz Chicaje fue reconocida por su trabajo a favor del medio ambiente y biodiversidad. Foto: Perú FZS.

La lideresa bora fue reconocida este año por su trabajo a favor de los derechos humanos de los pueblos indígenas, defensa del medio ambiente y protección de la biodiversidad amazónica.

Chicaje recibió el Premio Franco-Alemán de Derechos Humanos y Estado de Derecho por promover los derechos de los pueblos indígenas, defender el medioambiente y proteger la biodiversidad amazónica.

La ganadora participó en la creación del Parque Nacional Yaguas en enero del 2018, como presidenta de FECONA y miembro del Comité de Categorización de la Zona Reservada Yaguas. Dicho parque está ubicado en Putumayo, Maynas en Loreto. Un espacio que conserva y protege un área de 868 mil hectáreas, que alberga la mayor cantidad de especies hidrobiológicas del Perú, así como de flora y fauna.

 

Noticias Relacionadas

Conoce el “Chizito de quinua” que combate la anemia infantil