El día que los alumnos de la PUCP triunfaron

La presión de los estudiantes de la PUCP pudo más y ya se ven sus consecuencias.

Desde hace un mes, la PUCP se ha visto en aprietos. El cobro indebido por concepto de mora a quienes se retrasaban en el pago de sus boletas llevó a la denuncia de un valiente alumno, Eduardo Abusada, ante INDECOPI. Gracias al trámite, logró recuperar S/ 1000 tan solo de los últimos dos años.

La ola de reclamos no se hizo esperar. Decenas de alumnos siguieron el procedimiento hasta que la PUCP, consciente de la multa en juego, decidió devolverle el dinero a todos, egresados y matriculados. Recientemente, la universidad ha anunciado que reconocerá el pago desde el 2012.

Sin embargo, eso no fue suficiente. El discurso y las acciones de la universidad fueron poco éticas. Gracias a la presión, hoy parte del equipo rectoral encabezado por Marcial Rubio, ha dado un paso al costado. Y esto solo ha sido posible gracias a la insistencia de alumnos y profesores que desde distintas posiciones han presionado por su salida.

Hecha la ley, justificada la trampa

Muchos se preguntan de donde surge el problema. Simple. En el año 2012, el Banco Central de Reserva fijó a través de una ley una tasa de interés legal para centros de educación superior. Esto obligaba a la PUCP a cobrar un monto reglamentado ascendente a S/ 4 en caso de retraso. Sin embargo, la universidad siguió cobrando medio crédito. Con lo cual, existían alumnos que debían pagar hasta cerca de S/ 300 por cada retraso.

En pocas palabras, la PUCP incumplió la ley. Pero, eso no es lo más grave. En una entrevista reciente el rector sugirió que fue una medida hecha en una situación de necesidad. Bajo este discurso, el problema que tenía la universidad con el arzobispado le impedía ser sujeto de crédito. En este contexto, solo dependía de recursos propios, entre ellas, las boletas, las que aportarían 52% del presupuesto total.

La justificación del rector era drástica: sin la mora, la PUCP tendría que cerrar. La única forma de seguir brindando una educación de calidad era cobrar la mora pues sin ella, profesores y servicios quedarían impagos. El discurso relegaba a los alumnos. Un dinero cobrado sin avisar y que perjudicaba a muchas familias quienes mes a mes realizan un gran esfuerzo para juntar o endeudarse a fin de pagar la boleta.

La crítica vino por dos lados. Primero, durante este tiempo de “austeridad”, la PUCP realizó millonarias obras de infraestructura que podían haberse postergado si la prioridad era pagar planillas. Segundo, que la máxima autoridad de la PUCP justificará los medios por el fin, iba en contra de todo un sistema educativo que desde su fundación ha priorizado la ética, la transparencia y la inclusión.

EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOSEn defensa de la ética de la PUCPMiguel Giusti, profesor del Departamento de…

Posted by Miguel Giusti on Saturday, December 8, 2018

Una movilización importante en la PUCP

A partir de este problema, los estudiantes empezaron a movilizarse. La convocatoria a una reunión de representantes a última hora fue la gota que rebalsó el vaso. Carteles, cadenas humanas y la indignación por una respuesta motivaron la organización de los estudiantes. Y si bien esto no ha sido bien recibido por muchos, dado el bloqueo de espacios de libre tránsito, ha probado ser efectivo.

Afortunadamente, distintos docentes apoyaron el grito colectivo. Dos profesores de humanidades, Mario Montalbetti y Miguel Giusti, pusieron la primera piedra: el fin no justifica los medios.

A ello, se le sumó el pronunciamiento de decanos de la Universidad en contra de las medidas e incluso de un grupo de profesores, que llamó a un gobierno de transición para recuperar la legitimidad del campus. Nada de esto sería posible sin la labor de estudiantes y representantes que nos recuerdan la importancia de contar con espacios de diálogo que involucren a todos los actores para reaccionar a medidas cómo está.

Primero renunció el Vicerrector Administrativo. Hoy renunciaron Marcial Rubio y Pepi Patrón, Vicerrectora de Investigación. Será Efraín Gonzales de Olarte, quien se quedará de forma interina a cargo de la casa de estudios.

Está claro, hoy ganaron los estudiantes.

Noticias Relacionadas