El mejor museo de Sudamérica está en Perú y debes conocerlo

El museo Larco, uno de los más tradicionales de nuestra capital, fue condecorado este año como el mejor de Sudamérica. Aquí te contamos las razones por las que no debes dejar de conocerlo y visitarlo (si es que aún no lo has hecho).

El museo Larco ha sido reconocido como el mejor de Sudamérica y uno de los mejores del mundo gracias a la calificación de la plataforma digital mundial de viajes TripAdvisor. Su magnífica colección precolombina —la más grande de la región— y la moderna dinámica que desarrolla en sus instalaciones lo diferencian y han convertido en uno de los centros históricos turísticos preferidos de quienes visitan nuestro país.

Sin duda, un reconocimiento de inmenso valor, tomando en cuenta que, de acuerdo el informe del Observatorio Urbano «Lima Cómo Vamos» (2015), menos del 30% de limeños asiste a museos y, a nivel nacional, este promedio de asistencia es notoriamente menor. Y es que por mucho tiempo, los museos se han desarrollado bajo a una estructura formal, muy ligados a la educación complementaria de la escuela. Al hablar de museos, muchos imaginan un espacio aburrido y jerárquico; algo casi como un «castigo».

Sin embargo, nuevas experiencias y estrategias como las que se vienen ejecutando en el museo Larco están cambiando la relación establecida entre él y su público y la consideración de este sobre la experiencia integral en un museo.

¿Quieres saber por qué el museo Larco es considerado el mejor de Sudamérica y de los 20 primeros a nivel mundial?

Aquí te los contamos:

1. El museo como un espacio participativo para construir conocimiento

Ulla Holmquist, directora del museo Larco, señala que el museo contemporáneo tiene el propósito de crear experiencias significativas, sensaciones y generar interés, dejando de lado las estructuras y dinámicas tradicionales que hacían sentir a estos lugares como espacios «aburridos».

Para esto, la propuesta del museo Larco tiene un matiz variado en la que predomina la diversidad, la participación activa del visitante y la apertura para que este se dirija a presenciar las muestras que su motivación les indique, más allá de seguir un esquema de visita lineal (tal como en las formas tradicionales). La idea es iniciar el recorrido según lo que el usuario quiera y detenerlo cuando haya colmado sus expectativas.

Salas de muestras del museo Larco. Foto: Difusión.
Salas de muestras del museo Larco. Foto: Difusión.

2. El foco principal del museo son los visitantes y no la colección

Estudiar, conocer y proponer estrategias focalizadas para los distintos públicos que asisten al museo son de los factores diferenciales de mayor valor desarrollados por el museo Larco.

Holmquist nos comenta que no es lo mismo realizar un programa familiar, un programa escolar, uno para personas de la tercera edad, uno para turistas u otro para investigadores. Cada uno tiene necesidades y objetivos particulares que requieren propuestas diferenciadas, enfocadas en mantener su interés y satisfacer su conocimiento. «Personalizar» la experiencia genera un ambiente idóneo que le da vida a la vivencia cultural.

Dinámicas para niños, sesiones de yoga previas a los recorridos y uno de los mejores cafés de la ciudad son algunas de las propuestas dirigidas a distintos públicos para destacar la experiencia. Foto: www.museolarco.org.
Dinámicas para niños, sesiones de yoga previas a los recorridos y uno de los mejores cafés de la ciudad son algunas de las propuestas dirigidas a distintos públicos para destacar la experiencia. Foto: www.museolarco.org.

3. La calidad y diversidad de la colección

Si bien se ha señalado el papel protagónico del individuo sobre la muestra, los 5000 mil años de historia que albergan este museo no es, por nada, un dato menor. Entre la muestra permanente y las distintas salas existen más de 50,000 piezas, todas expuestas al público. Además, gran parte de la fama de este museo se debe a que los depósitos de piezas fungen como una sala más. «Es tan grande que hasta uno se puede perder dentro», comenta un visitante.

El total de las colecciones del museo se encuentran en su catálogo online, hecho que lo ha convertido en el único museo del país con repositorio digital. Esta apertura, calidad y dinamismo de la muestra son factores que permiten generar un vínculo más estrecho, íntimo y cercano con el público visitante.

Socialización, diversión y comunicación son los factores que deben funcionar integralmente para garantizar una experiencia motivadora en un museo contemporáneo.

El museo Larco ha encontrado la fórmula precisa con ellos para hacer que esto se traduzca en éxito y revalorización del espacio cultural hoy en día.

Es grato visibilizar este tipo de propuestas, celebradas internacionalmente, ya que nos brindan luces de hacia dónde dirigirnos para hacer que la cultura no sea un tema «aburrido» y segmentado, sino una dimensión imprescindible y cercana a la rutina de la sociedad.

Depósito de piezas abierto al público. Fuente: TripAdvisor

El dato

  • El museo Larco está ubicado en el tradicional distrito de Pueblo Libre. Atiende los 365 días del año, en horario completo (de 9 a. m. a 10 p. m.) a excepción de fechas festivas (24, 25, 31 de diciembre y 1 de enero) que brindan horario acortado (9 a. m. a 6 p. m.)
  • Conoce todo lo referente al museo visitando su página web y mantente a tanto de sus itinerarios y actividades diarias a través de su página en Facebook.

 

Noticias Relacionadas

INtangible: un proyecto para recuperar la cultura

Courtney Barnett: la gran revelación del indie rock vuelve a Lima