Emociones: ¿qué son y cómo puedo lidiar con ellas?

Emociones hay muchas, pero no siempre significan lo mismo. En esta nota te contamos cómo manejarlas mejor.

Intenta describir cómo te sientes ahora. Intenta no sólo reconocer sino nombrar las emociones que pueden estar transitando tu mente. Puede parecer muy sencillo en momentos, pero también complicado en otros. Lo irónico de las emociones es que aparecen silenciosamente, como cuando nos dejamos encantar por esa hermosa marca de ropa que tanto nos gusta o, cuando toman total control sobre uno y nos hacen salir corriendo de un edificio en llamas o escapar de alguna situación que nos ponga en peligro.

¿Qué son las emociones?

De acuerdo a autores como Myers, las emociones comienzan con una evaluación de señales internas o externas que tienen particular relevancia en uno. Cuando se atienden y se evalúan de cierta manera, estas señales dan lugar a un conjunto de respuestas que provienen de una gama de experiencias y conductas particulares en cada persona.

Emociones hay muchas y son todas parte de la experiencia humana. Desde muy pequeños, nuestros primeros espacios de interacción social con nuestros padres o principales cuidadores nos enseñan a no sólo reconocer e identificar nuestras emociones, sino que le agregan un valor particular asimilado por cada uno de nosotros.  La ira, el miedo, la tristeza o la alegría, son construcciones sociales de lo que éstas representan en la cultura a la que pertenecemos. Por esto, es que vemos natural celebrar la alegría y sancionar la tristeza, alabar el coraje y evitar la frustración.

Un ejemplo claro son las emociones valoradas por occidentales y orientales. De acuerdo a una autora estadounidense, los occidentales valoran más las emociones de alta excitación como el miedo, la ira, la felicidad y el entusiasmo. Por el contrario, los orientales valoran emociones de baja excitación como la tristeza y la calma. Las preferencias emocionales no solo varían de cultura a cultura, sino que su significado es distinto. Por ejemplo, un estudio muestra que para los estadounidenses es sinónimo de optimismo mientras que para los chinos se centra en ser reservado.

Emociones hay muchas y son todas parte de la experiencia humana.
Emociones hay muchas y son todas parte de la experiencia humana.
Ahora que sé qué son las emociones… ¿Cómo las regulo?

Las crecientes tasas de estrés, ansiedad y depresión identificadas por la OMS en los últimos años, han generado mayor interés en las personas en no sólo aprender a identificar las emociones sino que aprender a anticiparlas y lograr un mayor control sobre ellas.

En ese sentido, la regulación emocional nace como la capacidad de poder identificar  distintos eventos que dispararan una conducta emocional. Esta puede darse antes o después de una emoción. Para entender mejor la idea, tenemos algunos ejemplos en donde la regulación emocional está centrada en el antecedente (estímulo disparador de conducta) o en la respuesta emocional.

Por ejemplo, el acto de evadir una conversación que puede generar ira o frustración son acciones de regulación de los antecedentes emocionales que pueden desatar una conducta indeseable, como lo puede ser una fuerte discusión. Por otro lado, una regulación de tipo posterior, es decir, centrada en la respuesta emocional puede ser cuando una madre le indica a su niño que no llore en el momento que éste lo esta haciendo.

Un acto de regulación emocional muy común es la supresión de respuestas emocionales. Esta se refiere a la inhibición de la conducta expresiva de la emoción que estamos viviendo. Por ejemplo, cuando decimos que nos sentimos bien y en verdad estamos pasando por un mal momento en nuestras vidas.

Entonces… ¿Qué hago?

Estudios  indican que cuando la respuesta emocional es inhibida ésta aumenta 10 veces más. Es por eso que ya hace muchos años, Darwin señalaba que las emociones cumplen no sólo un papel biológico, sino que tienen un impacto social importante ya que dirigen un componente emocional. Este comportamiento comunica parte de nosotros a los que nos rodean. En ese sentido, las emociones son parte de la experiencia interna y social que vivimos, por lo que abrirse a sentirlas y aceptarlas es parte de la vida.

Aprender a identificar tus emociones, nos ayudará a conocernos y a estar más cerca de nosotros, mientras que intentar controlarlas o evadirlas constantemente crea espacios de ansiedad y angustia.

¡Te invitamos a gozar de ellas!

Noticias Relacionadas