Charly García, un genio excéntrico y visceral

Charly García es un artista como pocos. En su cumpleaños, queremos rendirle un merecido homenaje.

Hoy 23 de octubre se celebra el cumpleaños número 67 de Carlos Alberto García Moreno, mundialmente conocido como Charly García. Y, en esta nota, queremos rendirle un merecido homenaje describiendo tres características que hacen más humano y especial al inigualable artista.

1. Primero fan, después artista

Durante mucho tiempo, en la época de Sui Generis, La Máquina de hacer pájaros o Serú Girán, Charly fue enfrentado, por la prensa especializada, con aquel al que también se considera fundador del rock en español: Luis Alberto Spinetta. Y nada más alejado de la realidad, pues García siempre se declaró ultra fanático de El Flaco. En deuda con el mundo quedó el hecho de que ambos astros no llegaran a concretar una producción en conjunto, salvo dos joyas de aquella fugaz alianza: «Rezo por vos» y «Total interferencia».

Tal era el respeto y la admiración que le tenía que —como en su biografía oficial No digas nada (Sergio Marchi, 1996) —  cuando García trabajaba en su disco Alta Fidelidad (1997) alquiló el estudio de Luis Alberto para algunas grabaciones. En un momento carente de inspiración, llenó de velas todo el estudio para generar el ambiente deseado.

Horas más tarde, Spinetta llegó de improviso y al ver ese escenario fúnebre, decidió apagarlas todas. Completamente fuera de sus casillas le dijo: «Te recuerdo que estás en un estudio de grabación. Y también te recuerdo que es mío». Tras ello, el silencio de Charly fue casi sepulcral y cuentan que se quedó hasta al día siguiente en el lugar, con el semblante de aquel niño que ha sido reprendido en la escuela por haber hecho la peor de las travesuras.

Charly García y Luis Alberto Spinetta
Charly García y Luis Alberto Spinetta. Foto: Wikipedia.
2. Un sentido particular de la amistad

La conexión con sus emociones es algo que García ha ido perdiendo a lo largo del tiempo y conforme la fama le fue llegando. Para comprobarlo basta analizar la letra de sus canciones en su etapa en Sui Generis, La Máquina o inclusive Serú Girán y compararla con las letras de su etapa «Say No More», donde parecía enclaustrarse poco a poco en una crisálida que, tras sus muchas capas, ocultarían una soledad incomprendida.

No obstante, y pese a esta característica, Charly es una persona bastante sensible y muchas de las malas experiencias que vivió se debieron a las acciones de gente de su entorno.

Charly García. Fuente: Esquina Rock.

En 1975, luego del mítico concierto «Adiós, Sui Generis», García se encontraba en medio de una separación artística y una sentimental. Por un lado, había decidido terminar con aquel grupo adolescente que lo catapultó al estrellato nacional para emprender un nuevo rubro artístico y, en paralelo, vivía la separación de la que fue su única pareja formal y madre de su hijo Miguel.

Lo que pocos saben es que su esposa, María Rosa Yorio, se fugó a Brasil con el cofundador de Sui Generis, Nito Mestre. Un evento que en la vida de cualquier otra persona hubiera significado una catástrofe, fue para  Charly —siempre tan al borde de la negación y la introspección absoluta— un proceso a su estilo. De aquel suceso solo quedó alguna que otra discusión mediática que no dio para tanto.

Incluso un año después Charly decidió apoyarlos en la producción del disco Nito Mestre y Los Desconocidos de Siempre, de la agrupación que lideraba Mestre y en la que María Rosa participaba en los coros. Gente de su entorno sostiene que la mejor forma que tiene García para lidiar con sus problemas es no enfrentándolos, con la esperanza de que se evaporen solos.

Charly García y Nito Mestre. Fuente: El blog de Charly García.
Charly García y Nito Mestre. Fuente: El blog de Charly García.

En contraposición a esta característica tan peculiar para abordar sus propios problemas, también se daba el tiempo para cultivar fuertes lazos. Cuenta Fito Páez que, en uno de los peores momentos de su vida, Charly le dio el apoyo que él necesitaba. «Yo estaba muy mal, había tenido unos rollos feos con las drogas en aquellos años y estaba en un período muy abstinente, como de mono (…). Me acuerdo de una tarde que fue muy linda, porque me sacó por el centro de Ibiza, me compró una ropa y me vistió todo de blanco como Lennon. Un traje precioso y con esa ropa debuté en Astros»

Charly García y Fito Páez. Fuente: oasis.pe
Charly García y Fito Páez. Fuente: oasis.pe
3. Charly García, un artista solidario

Quizá muchos sepan de algunas colaboraciones que hizo el músico argentino para las producciones de distintos artistas. A destacar su participación en el disco El amor después del amor (1992) en la voz y composición del hit «La Rueda Mágica», canción que sería histórica, pues registraría —hasta hoy— la única participación en conjunto de Andrés Calamaro, Charly García y Fito Páez.

Cómo no recordar también aquel concierto de Gilberto Gil en Buenos Aires, en el año 1981, cuando de pronto Charly sube al escenario y nos regala unas versiones extraordinarias de «Cinema Verité», «Rasguña las piedras», «No te dejes desanimar» y «En la vereda del sol».

Así podemos seguir enumerando músicos de distintas partes del mundo a los que Charly regaló un poco de su arte: Pablo Milanés (Cuba), Miguel Mateos y Joaquín Sabina (España), Os Paralamas Do Suceso (Brasil), entre otros.

Y nuestro país no está fuera de esta lista ya que fue Miki González el artista privilegiado para registrar una canción con «el genio del oído absoluto». «Chapi García» sería el tema escogido (nombre más que acorde con la situación) y tendría también la participación, en coros, de Andrés Calamaro y Miguel Abuelo.

Trasgresor, irreverente, genial, visceral, vanguardista, auténtico y excéntrico, pueden ser solo algunos de los adjetivos que nos permiten describir al inigualable Charly García. Y así, cómo no celebrarlo y cómo no recordarlo siempre.

Para terminar, hemos elaborado una lista de las mejores canciones no tan comerciales del genio que demuestran claramente esa humanidad y vitalidad que aquí hemos descrito. Como homenaje por su cumpleaños, vale la pena que las tengas en tu biblioteca musical.

Noticias Relacionadas

«¿Por qué no seguiste?», la serie gay peruana que es un éxito

El mejor museo de Sudamérica está en Perú y debes conocerlo

«Exhumación»: nuestra verdadera identidad al descubierto