Dinos qué jefe tienes y te diremos qué hacer

Cada uno tiene un tipo de jefe distinto. Conoce a algunos de ellos y prepárate para afrontar la situación sabiamente.

Todos hemos visto aquellas películas en las que el jefe o la jefa del protagonista es tirana, una persona muy ingenua o un gruñón. Sí creías que estas ideas solo se les ocurrían a Hollywood, estás equivocado. Situaciones como estas son tan reales como la vida misma y se pueden presentar en cualquier momento de tu vida laboral. No importa el puesto de trabajo, los años de servicio, ni la empresa en la que labores.

El clima laboral en una empresa se ha convertido en un aspecto fundamental del desempeño de los trabajadores, siendo el segundo aspecto que toman en consideración las personas al momento de aceptar un puesto de trabajo, de acuerdo a Perú 21. Además, según el diario Gestión, solo el 64% de los trabajadores dijo sentirse valorado por su jefe, mientras que el 36% de las personas encuestadas sienten que su trabajo no es considerado los suficiente.

Como decía Aristóteles, el hombre es un animal social que existe en la medida en que interactúa y se relaciona con los demás de diversas maneras. Pero, ¿qué ocurre cuando esta interrelación no nos deja nada positivo? Pensando en los posibles tipos de jefes que puedes encontrar te damos una lista para que puedas identificarlos.

1. El jefe cronómetro
El jefe cronómetro. Foto: Footage.
El jefe cronómetro. Foto: Footage.

Aquel que pretende controlar todos los aspectos de tu puesto de trabajo, aprovecha su condición de jefe y puede ser hostigante. Es el jefe o jefa que inspecciona el uso de tu tiempo en horarios y salidas del trabajo; así como recursos que empleas, muchas veces haciéndote creer que no eres el ideal para el puesto. Cuestionará tus decisiones y siempre va a sugerir otra forma de hacer las cosas.

Si tienes un jefe de este tipo, recuerda y comprende su proceso. Trata de aprender de ellos, ya que con seguridad conoce la historia y los aspectos fundamentales del funcionamiento de la empresa. También, intenta entablar conversaciones amicales y de ser posible organiza reuniones fuera del trabajo. Si nada de eso funciona, es momento de buscar nuevos horizontes, no pierdas el ánimo de aprender.

2. El pitufo gruñón
El jefe gruñón. Foto: Mariano Cabrera.
El jefe gruñón. Foto: Mariano Cabrera.

Este jefe o jefa espera el momento en que te equivoques y desata su ira sin control, sobre todo su equipo, refunfuña cada vez que le traes situaciones problemáticas y aporta poco a la solución de los mismos.

Si tienes un jefe de este tipo y su melodiosa voz se escucha en toda la oficina, tranquilízate, respira y deja que se desahogue. No contestes ni refutes, espera el momento adecuado y manifiéstale tu desacuerdo con su forma de tratar, busca la mejor manera de expresarle tu inconformidad. Quizás será difícil, pero si consideras que a pesar de mostrarle tu disconformidad no hace el esfuerzo por corregirse, ha llegado el momento de buscar un cambio.

3. El todo poderoso

Un jefe o jefa que nunca se equivoca, suele negar sus errores y prefiere ser independiente de su equipo. No consulta los procesos y muy pocas veces acepta sugerencias, toma el crédito por tu trabajo y es inflexible en aspectos laborales y permisos. Sin duda cree saberlo todo.

Si te encontraste con este tipo de jefe, busca el apoyo de tus compañeros y genera un espacio de amistad. Una buena estrategia es integrarlo poco a poco y tratar de comprender que su puesto acarrea una carga de responsabilidad muy grande. Implementa mecanismos para que confíe en ti y no pierdas la paciencia. Si nada funciona, abre tus alas y vuela hacia el sol, un nuevo trabajo está cerca.

4. El amigo de todos
El jefe que es amigo de todos. Foto: Teamwork and Leadership.
El jefe que es amigo de todos. Foto: Teamwork and Leadership.

Este jefe o jefa tiene afinidad con toda la empresa, es amable y le encanta organizar actividades dentro y fuera del trabajo. Es encantador con todos pues le encanta socializar. Sin embargo, mucho cuidado, ya que no suele diferenciar dónde termina el aspecto laboral y empieza el privado, puede confundir su calidad de jefe y pretender ejercer su poder en aspectos de tu vida personal. Si te encuentras con uno de este tipo, aprovecha al máximo sus estrategias de socialización, sé sincero y de ser necesario aclara los puntos con los que estés inconforme.

5. El de redes sociales
El jefe de redes sociales. Foto: El Universal.
El jefe de redes sociales. Foto: El Universal.

Este jefe conoce todos los rumores de la empresa y los difunde, aprovecha el poder de su cargo y busca enterarse de todo lo que se comenta en la empresa. Pierde tiempo valioso entrevistando a cada persona que quiera contarle un chisme nuevo y difunde hasta los errores de su equipo. Con este tipo de jefes debes tener cuidado, ya que puede generarte inconvenientes con compañeros de trabajo y afectar seriamente el clima laboral en la empresa.

Si este es el jefe que tienes es momento de hacer una intervención cordial, manifiéstale tu preocupación por la situación y busca un cambio de actitud de su parte. Si no funciona, se cauteloso con la información que manejas y trata de evadir temas que no estén acordes a tus funciones.

Si te has sentido identificado con alguno de estos perfiles es hora de cambiar de trabajo, esta puede ser la oportunidad de desarrollo que estabas esperando. Se creativo y sal al mundo a hacer cosas nuevas. Si eres jefe y te identificaste con algún tipo de esta lista, busca empezar otra vez. Tu equipo te necesita y está deseoso de que muestres tu mejora.

El dato
  • ¿Estás apunto de empezar un trabajo nuevo? Te dejamos unos tips en la siguiente nota.

Noticias Relacionadas

El huevo más famoso del mundo se rompe a favor de la salud mental

Olvídate de los villancicos: 8 canciones alternativas para acompañar tu navidad