Frutos secos: pequeños pero poderosos

Los frutos secos tienen mayor valor nutricional del que uno pensaría, eso los hace alimentos pequeños pero muy potentes.

Durante siglos el ser humano se ha nutrido de los frutos secos para satisfacer sus necesidades físicas gracias a su alto valor nutricional.

Los frutos secos son semillas oleaginosas bajas en carbohidratos y cubiertas con una cáscara de dureza variable que proceden de determinadas plantas. Su poder energético difiere mucho de unas variedades a otras, pero es importante destacar que es energía de calidad con ácidos grasos esenciales para el organismo.

El tipo de grasa que posee este tipo de alimento constituye una gran fuente de energía, a veces incluso más potente que la de la carne. Un consumo moderado no sólo garantiza una dieta equilibrada, sino que también asegura una buena cantidad de nutrientes beneficiosos para la salud.

Los frutos secos pueden convertirse en uno de los principales aliados de los vegetarianos a la hora de obtener grasas de origen no animal y además disponen de excelentes propiedades cardiosaludables que complementan la dieta diaria y mejoran la calidad de vida en todo sentido. Esto debido a que cuentan con un alto valor energético, como se muestra en la siguiente tabla.

En el caso de las castañas, estos son una buena fuente de carbohidratos.

Los frutos secos también son una rica fuente de vitaminas y nutrientes. Respecto a las proteínas, las nueces y las almendras son los frutos secos que poseen el mayor contenido de este tipo de nutrientes. Asimismo,  poseen un alto contenido en minerales que el cuerpo absorbe rápidamente, disfrutando de elementos tan beneficiosos como el fósforo, potasio, calcio, hierro y magnesio.

Muchas personas consideran los frutos secos como un excelente aperitivo, sin embargo, su potencial en la cocina va más allá: una ensalada regada con pasas, piñones y nueces puede convertirse en un auténtico placer para los sentidos. También se pueden incorporar a las verduras sofritas, dándoles un mayor contenido alimenticio.

¿Sabías que los frutos secos molidos pueden ser un buen aliado para darle consistencia a cremas, sopas, salsas y purés? Anímate a probar las innumerables posibilidades que ofrecen estos productos y eleva el contenido nutritivo de tus platos.

Los datos
  • Es mejor consumir frutos secos crudos, ya que el ácido graso esencial omega 3 y omega 6 que poseen, muy importantes para controlar los niveles de colesterol, desaparecen si se fríen o se tuestan.
  • Contienen en promedio fibra 14%, proteína 20% y grasas saludables 53% pero no contienen colesterol.
  • ¿Sabías que la grasa de las almendras es cualitativamente similar a la del aceite de oliva?

 

Noticias Relacionadas