«BoJack Horseman», la serie animada del momento

BoJack Horseman está de vuelta con su quinta y nueva temporada. En esta oportunidad la serie no solo continúa con la historia de BoJack y su búsqueda por sentirse bien consigo mismo, sino que también habla sobre sí misma y su responsabilidad para con la audiencia que la ve.

Para que te ubiques y tengas referencia, antes de empezar te invitamos a leer la reseña realizada hace casi un año sobre la cuarta temporada de la serie.

Cuidado, spoilers a continuación.

Viejos y nuevos demonios

El primer episodio de la serie en esta nueva etapa sirvió para ponernos al día con lo que nuestros personajes estuvieron haciendo entre temporadas. Lo más destacable de todo fue confirmar el rodaje de la primera temporada de Philbert (la nueva serie de BoJack). Princess Carolyn es la productora de esta serie creada por Flip McVicker —un director ególatra—. En esta también trabajan Mr. Peanutbutter y, su ahora exesposa, Diane, quien funge en las funciones de coguionista. Así, todas las personas importantes de la vida de BoJack están presentes en esta serie.

Recordemos que BoJack es un personaje cuyo problema principal es su inhabilidad para sentirse bien consigo mismo. Y no solo porque es capaz de reconocer sus defectos, sino porque, al recordar todo lo malo que ha hecho, llega a convencerse de que no merece ser feliz.  El resto de personajes, a pesar de todos los matices que los distinguen, no están muy lejos del caballo. Todos tienen altas expectativas para sí mismos y, al no conseguirlas, caen en frustración.

Esto es una comedia, sí, pero también es una serie acerca de la angustia y el proceso para ser feliz con uno mismo.

Uno de los nuevos problemas que BoJack afrontará esta temporada será el desarrollo de una nueva adicción. Tras sufrir un accidente en el set le recetan pastillas para el dolor, las que utilizará, no solo para mantener a raya su dolor físico, sino también el emocional. Estas pastillas le permiten permanecer en un estado de dopaje que desdibujará las líneas entre su vida real y la ficción de su nuevo programa.

BoJack sufre un accidente durante lo rodaje, por lo que le recetan pastillas para el dolor. (Fuente: IMDB)
Crítica social y mediática

El Hollywood en el que vive BoJack nunca está muy lejos del Hollywood real, que es en el que está inspirado. Ya hemos visto antes cómo la serie ha tocado problemas sociales relevantes del momento de estreno de cada temporada. En esta oportunidad se abordan temas como las denuncias por violencia sexual, la hipocresía de las casas productoras y los falsos aliados feministas que salen de ellas, dentro de los que se encuentra nuestro protagonista, BoJack Horseman.

Princess Carolyn, en su rol de productora de Philbert, busca contratar a un actor caído en desgracia por las varias denuncias de agresión en su contra para interpretar al compañero de BoJack en la serie. A BoJack no le interesa realmente ese asunto, pero cuando la prensa confunde su indiferencia como una crítica a su coestrella, este aprovecha la situación para pronunciarse como un feminista, aprovechando para ganarse la aceptación propia que tanto busca, desde la aprobación de miles de extraños.

En la realidad, BoJack no solo mantiene su interés lejos de las causas feministas; él mismo ha sido un ejemplo de masculinidad tóxica a lo largo de la serie. Sus relaciones con mujeres mucho menores que él, en las que las dinámicas de poder estaban muy desbalanceadas, son uno de los tantos ejemplos que podemos citar y a los que se le añadirá la nueva relación que empieza esta temporada.

Y no solo sucede que BoJack se apropia del discurso feminista para conseguir una aceptación cínica —como si fuese una empresa en plena campaña publicitaria—, sino que, trágicamente, es más escuchado que cualquier otra mujer como un vocero con autoridad para la causa.

Con esto no solo refleja la hipocresía de la industria del entretenimiento que se suma a las luchas sociales cuando le conviene, sino que, también, habla de cómo las celebridades masculinas se están apropiando erróneamente de una lucha de las mujeres. Y, además, de cómo estos encuentran un espacio para hacerlo gracias a la atención que les dan los medios, los que a su vez desestiman a las mujeres que sí tienen algo genuino que decir al respecto.

La postura de Princess Carolyn también sirve para darle más capas a esta crítica. Ella nos hace ver que, a pesar de que los hombres son los opresores primarios, las mujeres con altos cargos en la industria difícilmente se vuelven aliadas, a pesar de tener el poder y la influencia para facilitar el cambio. Ellas solo aportarán al movimiento cuando vean un beneficio hacia sus metas y que sus posiciones de poder no se vean comprometidas. En propias palabras de Princess Carolyn: «Me cegó mi deseo de tener éxito que, como soy mujer, es muy feminista. Pero si Vance no va a ayudarme a tener éxito, lo más feminista que puedo hacer es asegurarme de que él tampoco tenga éxito».

“Hoy mamá ha muerto. O tal vez ayer, no sé”. Así empieza «El Extranjero de Camus». (Fuente: IMDB)
Experimentos narrativos

Si la temporada 4 fue la que se atrevió a experimentar con nuevos estilos de animación, la temporada 5 es la que destaca por haber aplicado y utilizado ya estos nuevos estilos. Un episodio de BoJack Horseman podría ser resumido en la siguiente fórmula: una historia principal y dos historias secundarias, cada una llevada por una pareja de dos personajes secundarios, contadas de forma alternada.

En esta ocasión se nos presentan nuevas e interesantes formas para contar las historias dentro de casa episodio. Sí, hay episodios que utilizan la fórmula clásica previamente descrita, pero también tenemos los que utilizan el flashback para resaltar paralelos con el pasado, narraciones dentro de otras narraciones y hasta un monólogo que abarca un episodio entero.

Todo empieza con el episodio 2 en el que Diane nos cuenta cómo el proceso de su divorcio le ha afectado emocionalmente. La historia no se cuenta de manera lineal. Inicia con gritos y angustias, lo primero que vemos es la desesperación de Diane por algo que vio y que solo conoceremos hasta el final. Lo demás desarrolla el cómo llegó a interiorizar y superar, parcialmente, lo que venía viviendo.

Algo similar ocurre también en el episodio 5 con Princess Carolyn. En ese episodio vemos escenas de su juventud, cuando estuvo a punto de convertirse en madre adolescente, intercalados con su presente y sus intentos por concretar una adopción. Pero el que se lleva el premio por arriesgarse y entregar un episodio que pasará a la historia de esta serie es el episodio 6: «Free churro».

En aquel episodio, BoJack da un discurso en el funeral de su madre y, salvo un flashback visto previo a los créditos de inicio, esto es lo único que sucede durante la casi media hora que dura el episodio: un monólogo de inicio a fin sobre BoJack, la relación que tenía con su madre, la melancolía de ya no poder tener una oportunidad para hacer de esta la relación que siempre quiso y su resignación a otorgarle un significado a todo lo acontecido.

Aquí, las referencias existencialistas que la serie toma prestadas para desarrollar su esencia se tornan más claras. Este episodio es una página de «El extranjero» de Albert Camus, novela en la que el protagonista —al igual que BoJack— también tiene dificultades para encontrarle un significado trascendente a la muerte de su madre, como uno esperaría que lo hiciera. En la novela, Meursault es finalmente condenado socialmente, por una sociedad que no aprueba su indiferencia. En el paralelo con BoJack, el público asistente reacciona con horror ante el desdén que el protagonista muestra sobre su difunta madre.

“No quiero que nadie use el programa para justificar su conducta de mierda”. (Fuente: IMDB)
Llamado de atención

Producto de su adicción a las pastillas, BoJack empieza a tener dificultades para diferenciar cuándo está en el rodaje de Philbert y cuándo está en el mundo real. Esta trama cobra vital importancia hacia los capítulos finales y sirve para que los creadores de la serie compartan un mensaje de mucho valor con su audiencia:

Philbert existe como una excusa para que los creadores de BoJack hablen sobre la serie misma; he ahí los paralelos forzados entre BoJack y el personaje que interpreta. Y sirve, además, para resaltar la importancia de lograr diferenciar la ficción de la realidad, en especial para una audiencia que es capaz de sentirse identificada con un protagonista que puede llegar a ser verdaderamente despreciable.

BoJack afirma que su programa, Philbert, no pretende representar la deconstrucción de una masculinidad tóxica de forma glamorosa.  En sus palabras: «No deben caerte bien John Philbert ni las cosas que hace. Es una serie. No hace nada glamoroso. Pero tal vez lo normaliza». Esta es la forma mediante la que los guionistas muestran que lo que ellos hacen con el personaje BoJack es solo ficción, y su comportamiento no debería ser celebrado fuera de esta ficción.

Durante la presentación de Philbert, BoJack menciona que si algo aprendió de la serie es que todos podemos ser como John Philbert: responsables de muchas cosas malas, y hasta imperdonables, pero como todos somos terribles personas, entonces todos estamos bien. Y con esto el mal comportamiento se normaliza. Por ello, Diane no está nada de acuerdo con esta lectura del show que coescribió y encara a su amigo, a la vez que los guionistas reales encaran al público.

Recordemos que BoJack es un personaje que busca aceptarse y cuando dice que «Philbert le enseña que las cosas malas que ha hecho están bien porque todos obramos mal» , él está diciendo que por fin se acepta a sí mismo, con todo lo bueno y malo que tenga. Diane —y la serie en sí— nos hace notar que sentirse bien con uno mismo no implica normalizar nuestro mal comportamiento y pretender que está bien. Uno debe quererse, pero también debe aspirar a ser mejor. Quererse sin cambiar su lado autodestructivo no es una opción válida.

En el discurso que BoJack brinda durante el funeral de su madre menciona que es muy difícil esperar ser una buena persona todo el tiempo, y a esto le añade que es terriblemente angustiante cuando uno no lo consigue. Su jefa le dice lo mismo a Diane, que no puede esperar que todos sean correctos todo el tiempo, pero siempre se puede exigir mejorar y no rendirse antes las faltas.

Por eso, el consejo que te ofrece el cierre de esa temporada es: busca ayuda. Si realmente quieres ser la buena persona que aspiras a ser y no sabes cómo lograrlo ni por dónde empezar: busca ayuda.

*********

BoJack Horseman no es solo una de las mejores series animadas del momento, es una de las mejores series que la televisión o el servicio de streaming tienen para ofrecer en general. Se vende como una comedia pero te atrapa con su tremenda representación de un conjunto de personajes luchando por ser felices y fracasando en ello.

Muchas series te ofrecen protagonistas con un objetivo físico y tangible a conseguir. BoJack Horseman no es una de ellas. Sus metas cambian de temporada a temporada, pero su objetivo interno siempre se mantiene. Esta serie te lleva a dejar de preguntarte: «¿podrá BoJack ser feliz?» para hacerte una pregunta aún más «aterradora»: «¿merece BoJack ser feliz?»

El dato 

  • Puedes encontrar esta quinta temporada de BoJack Horseman en Netflix.

Noticias Relacionadas

«Ósmosis», la serie donde amor y la tecnología van de la mano

«Chernobyl»: 3 mitos de la serie mejor valorada de la historia

Por nuestra identidad: 3 películas peruanas en lenguas originarias

Las 5 tecnologías más aterradoras de «Black Mirror»