¿Lima estaría a punto de ponerle fin al caos vehicular?

Según el MTC, Lima y Callao concentran el 66% del número de autos existentes en un país donde el caos vehicular continúa.

Por José Antonio Razuri

 

El caos vehicular es un problema vigente que afecta la vida de todos los limeños. La falta de coordinación de las entidades involucradas y el accidentado incremento de vehículos en la capital es preocupante. Según el MTC, para el año 2016, Lima y Callao concentraron el 66% del número de autos existentes en el país. A esto se le suma la poca participación de las personas en generar acciones frente a esta problemática nacional, lo que en conjunto ha hecho de Lima un destino cada vez menos amigable y acogedor para todos los ciudadanos.

Ante esta situación, el Congreso de la República aprobó hace una semana en primera instancia la creación de la Autoridad Única de Transporte (AUT) para Lima y Callao. Tras ser presentada por el Ejecutivo en julio del año pasado, el objetivo de este organismo técnico especializado será organizar, implementar y gestionar el sistema de transporte en la capital perjudicado por el caos vehicular.

Esto es importante pues el transporte público es considerado por los peruanos como el segundo problema de Lima (53%) y Callao (41,8%), según una encuesta realizada por el observatorio ciudadano Lima Cómo Vamos.

En ese sentido, la AUT sería una organización especializada adscrita al Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) con personería jurídica de derecho público interno y con autonomía administrativa, funcional, económica y financiera.

Actualmente, se está a la espera de una segunda votación en el Pleno del Congreso para que posteriormente sea promulgada por el Ejecutivo. Una vez aprobado, el MTC tendrá 60 días para elaborar el reglamento, 120 días para definir sus organización y funciones y 60 días más para instalar el Consejo Directivo.

Sobre las funciones

La AUT se encargará de aprobar el Plan de Movilidad Urbana que tiene como objetivo la integración de medios de transporte motorizados y no motorizados, así como los planes de desarrollo urbano vigentes (ordenamiento territorial para el futuro desarrollo de la ciudad).

Además, promoverá procesos de inversión pública y privado, otorgando las concesiones para la prestación de los servicios de transportes urbanos, así como para la construcción y operación de la infraestructura vial. Adicionalmente, será el ente encargado de diseñar la política de subsidios, formas de ayuda económica, al transporte público.

¿Cómo estará conformado?

El Consejo Directivo estará integrado por ocho miembros por un periodo de cinco años. Entre ellos se encuentran dos miembros propuestos por el MTC (uno lo presidirá); uno propuesto por el Ministerio de Economía y Finanzas y un miembro propuesto por el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento.

Los 4 integrantes restantes serán designados por las municipalidades provinciales, en proporción al número de habitantes y conforme a los mecanismos de designación del reglamento.

La nueva propuesta buscaría generar un respiro al sistema de transporte de la capital inmerso en el caos vehicular. Esto con el fin de ofrecer un mejor servicio a más de 9 millones 320 mil habitantes, según información obtenida del último Censo 2017 realizado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Sin lugar a duda, una capital que requiere urgentemente cambios sostenibles para mejorar la calidad de vida en la sociedad, y una población que necesita verdaderamente involucrarse en las reformas que buscan el desarrollo de la ciudad. Tal como vemos, la responsabilidad es compartida.

Noticias Relacionadas