La cátedra sinfónica del gran Nito en el Gran Teatro Nacional

Nito Mestre y la Orquesta Sinfonía por el Perú maravillaron a un colmado auditorio del Gran Teatro Nacional el pasado miércoles 19 de setiembre. Los asistentes pudieron disfrutar de los más célebres pasajes musicales del cantautor argentino en una puesta sinfónica entrañable. Con esta crónica queremos invitarte a revivir y sentir lo que fue y nos generó este emotivo concierto.

Obertura: Trío acústico

Son casi las ocho con treinta minutos de la noche y se escucha la «tercera llamada». El público, conformado por una amalgama de todas las edades, es sorprendido por un video proyectado en el ecran situado en el centro del escenario. Los protagonistas: Sinfonía por el Perú, organización fundada por el tenor Juan Diego Flores, que tiene como objetivo mejorar la vida de miles de niños que viven en situación de riesgo en Perú, a través del milagro de la música. La proyección del emotivo video —mostrando los resultados tangibles logrados por la organización hasta el momento— permite a los espectadores tomar conciencia de que está por iniciar un concierto que no podrán olvidar.

Se levanta el ecran y aparece Nito junto a dos de sus músicos (guitarra y piano), quienes son recibidos con los aplausos de rigor. De entrada, nos entregan el clásico «Quizás porque», de su etapa en Sui Generis, como pequeño aperitivo. Y para finalizar esta minisección de bienvenida, el trío acústico ejecuta una versión de «Shape of my heart» de Sting.

«Este es un concierto donde se irán sumando de a pocos todos los músicos…», fue la frase que siguió, como una antesala a lo que se venía.

Un pequeño descanso y a continuar.

Segunda parte: A todo rock con la banda

Ya entrados en el calor del concierto se completa la banda, con batería y bajo, para agregarle potencia a la interpretación. En esta parte se superponen temas del disco Mestre, editado en el 2006, y éxitos de Sui Generis tales como «El tuerto y los ciegos», «Aprendizaje» y «Lunes otra vez», de 1972.

Nito nos demuestra en cada una de sus interpretaciones lo valioso que resulta para un artista cuidar su voz a lo largo de su carrera.

Tercera parte: Entra en escena Sinfonía por el Perú

A estas alturas del concierto, el público ya se pregunta en qué momento aparece «la orquesta». Entonces, al final de la quinta canción de la segunda parte, aparecen en escena quienes «se robaron» el espectáculo, ayudando a Nito a «meterse al bolsillo» al público limeño.

Es evidente el nerviosismo y la ansiedad en los rostros de los jóvenes músicos que ya subieron al escenario para tomar sus posiciones. El director de orquesta, el reconocido Hugo Carrio, ha sabido iniciar con maestría el recorrido sinfónico que emprenderemos para disfrutar versiones magistrales y únicas del repertorio que el cantautor argentino nos ha preparado para esta ocasión.

Es justo aquí que llegamos al punto más alto de la noche con «Tribulaciones, lamentos y ocaso de un tonto rey imaginario, o no». En esta pieza —compuesta por el genial Charly García en 1973— absolutamente todo estuvo al más alto nivel: desde la voz de Nito —que se esforzó por parecerse a la versión de Sui Generis—, el primer violín que destacó en los arreglos en la primera estrofa, los metales y la percusión perfectamente acoplada para realizar el énfasis en el estribillo «Libertad, libertad, libertad».

Para la anécdota queda la interrupción del público, en ese momento tan intenso y dramático, que se adelantó con los aplausos. Queda claro que aún debemos educar nuestros oídos y entrenarlos lo suficiente como para evitar este tipo de impasses.

La «última pero no última canción», según las propias palabras de Mestre, llegó con una ejecución inapelable de «Cuando comenzamos a nacer», una de las canciones más viscerales del dúo argentino que fundó y que inició la historia del rock en castellano a inicio de los años setenta. Y luego, para el más magistral cierre, el esperado encore con la canción más ovacionada: «Rasguña las piedras», la que hizo al público levantarse de sus asientos y aplaudir inacabablemente, hasta aceptar que el concierto ya había terminado. Sensaciones como esas son, simplemente, inolvidables.

Sin dudarlo podemos afirmar que el público quedó satisfecho y totalmente convencido de que Nito nos regaló esta puesta y se fue de nuestro país dejándonos una valiosa muestra y lección: lo que significa ser, realmente, un artista vigente y con un mensaje universal y auténtico que trasciende generaciones.

** Para cerrar les compartimos el setlist del concierto, en el que hemos identificado los discos originales —para todos aquellos que estén interesados en completar su colección musical de este maestro argentino— y facilitar la búsqueda en cualquier aplicación online.

SETLIST [Nito Mestre – Gran Teatro Nacional, 19 de setiembre de 2018]

Obertura: Trío acústico

  1. «Quizás porque» (Vida, Sui Generis – 1972)
  2. «La forma de mi corazón» (Ten Summoner’s Tales, Sting – 1993)

Segunda parte (con la banda)

  1. «Aprendizaje» (Confesiones de invierno, Sui Generis – 1973)
  2. «Hay formas de llegar» (Mestre., Nito Mestre – 2006)
  3. «El tuerto y los ciegos» (Pequeñas anécdotas sobre las Instituciones, Sui Generis – 1974)
  4. «El fin del mundo» (Mestre., Nito Mestre – 2006)
  5. «Lunes otra vez» (Confesiones de Invierno, Sui Generis – 1973)

Tercera parte: Banda + Orquesta Sinfónica Academia Sinfonía por el Perú

  1. «Distinto tiempo» (20/10, Nito Mestre – 1981)
  2. «Canción para mi muerte» (Vida, Sui Generis – 1972)
  3. «Mientras no tenga miedo de hablar» (Nito Mestre y Los Desconocidos de siempre, Nito Mestre – 1977)
  4. «Flores en el mar» (Flores en Nashville, Nito Mestre – 2009)
  5. «Confesiones de invierno» (Confesiones de Invierno, Sui Generis – 1973)
  6. «Ballenas» (Tocando el cielo, Nito Mestre – 1991)
  7. «Hoy tiré viejas hojas» (20/10, Nito Mestre – 1981)
  8. «Tribulaciones, lamentos y ocaso de un tonto rey imaginario, o no» (Confesiones de Invierno, Sui Generis – 1973)
  9. «Los momentos» (Colores puros, Nito Mestre – 1999)
  10. «La verdad» (Colores puros, Nito Mestre – 1999)
  11. «Dime quién me lo robó» (Vida, Sui Generis – 1972)
  12. «Cuando ya me empiece a quedar solo» (Confesiones de Invierno, Sui Generis – 1973)
  13. «Cuando comenzamos a nacer» (Vida, Sui Generis – 1972)

Final: Encore

  1. «Bienvenidos al tren» (Confesiones de Invierno, Sui Generis – 1973)
  2. «Rasguña las piedras» (Confesiones de Invierno, Sui Generis – 1973)

Noticias Relacionadas

“Yesterday”: ¿te imaginas un mundo sin Los Beatles?