Un enemigo invisible, dile adiós a las toallas higiénicas

Cada vez hay más opciones en el mercado que nos recuerdan que es importante tener un cuerpo sano y cuidado. Tira esas toallas higiénicas y entérate de lo nuevo que hay para ti.

Las mujeres menstruamos entre 2 y 7 días aproximadamente. Digamos que 5 días al mes por 40 años, casi unos 2.400 días. Es decir, que nos pasamos 6 años, 8 meses, 2 semanas de nuestras vidas sangrando. Menstruando somos diferentes, pero algo que hemos hecho todas, por años, es elegir las toallas higiénicas o el tampón que nos permita continuar con nuestras actividades. ¿Sabías que la mayoría están hechas de materiales altamente nocivos, asociados a serias enfermedades? En esta nota te contamos todo para que puedas decidir por tu salud.

Lo nocivo de las toallas y tampones

Debes saber, que las toallas higiénicas contienen sustancias muy tóxicas para la salud como dioxinas, pesticidas y tintes, declarados Contaminantes Orgánicos Persistentes por la Organización Mundial de la Salud (OMS). No asombra que las marcas obvien la información. Es probable que al tomar un empaque de una marca conocida encuentres lo siguiente: Cuerpo absorbente, cubierta, capa de adquisición, barrera protectora, cinta siliconada, adhesivo de construcción y autoadhesivo. Vamos uno por uno.

Cuerpo absorbente: Fibras hechas de Rayón y gel absorbente compuesto de Poliacrilato.

  • Rayón: Tejido sintético de alta absorción utilizado para contener sangre y fluidos. Dificulta la respiración de la piel, aumentando la transpiración corporal y reteniendo la humedad en nuestra zona íntima. Fiesta total para la proliferación de bacterias que causan mal olor infecciones vaginales. ¡Y lo más nice es que se obtiene de sustancias químicas producidas por petróleo y carbón!
  • Poliacrilato: Su presencia en tampones se asocia al síndrome de shock tóxico en algunas mujeres. Yo tampoco lo había escuchado antes de esta nota, pero el síndrome de shock tóxico bacteriano (SST) es generado por algunos tipos de bacterias estafilococos y puede ser mortal. Sus síntomas son fiebre alta, náuseas, vómitos y afectación orgánica multisistémica.

Cinta siliconada, adhesivo de construcción y autoadhesivo. Sus nombres los delatan. Al coger un empaque, este decía: “neutraliza olores”. Nada más falso. El olor que emana el contacto de una toalla higiénica o tampón con la sangre es universalmente conocido. Un artículo de la revista médica estadounidense Mercola, señala que dichos neutralizantes y fragancias son un combo de colorantes artificiales, poliéster, adhesivos, polietileno (PET), polipropileno y glicol de propileno (PEG). Chino total para muchas, pero en la práctica toda están relacionados al cáncer, trastornos hormonales e infertilidad. No es broma. Tú tranquila, yo nerviosa.

Lo demás es puro plástico y creo que a estas alturas queda claro lo nocivo que es para nuestro cuerpo y el gran daño que le hace a la tierra. En resumen, estamos introduciendo por nuestra vagina una alta cantidad de toxinas altamente cancerígenas. Estas enemigas serán absorbidas por nuestra piel, tendrán un FAST PASS ingresando al torrente sanguíneo y haciendo un tour por nuestro cuerpo. El Dr. Mercola, un doctor estadounidense reconocido por su investigación en el campo de la medicina alternativa, asegura que  “poner sustancias químicas sobre la piel podría ser peor que comerlas. Cuando usted come algo, las enzimas en su saliva y estómago ayudan a descomponerlo y eliminarlo de su cuerpo.”

Esto no solo acabar en las toallas, también aplica en los tampones. En este caso, el daño puede ser más agresivo al introducir sistemáticamente químicos nocivos en nuestra vagina. Un informe de “Chem Fatale”, evidenció la presencia de dioxinas, furanos, y residuos de pesticidas en los tampones, los cuales mantienen relación al cáncer, daño reproductivo y alteración endocrina. Aún así, La Administración de alimentos y medicamentos del gobierno estadounidense  (FDA por sus siglas en inglés) presenta un estudio recomendando la ausencia de éstas sustancias en tampones. Sin embargo, esto no prima como requisito dado que los tampones y toallas higiénicas son considerados parte de la industria de cosméticos y la ley los exime de pruebas de control. Un saludo a la bandera.

Tomando en cuenta esta info, te ahorrarás muchas infecciones vaginales, gastos innecesarios por visitas al ginecólogo o los benditos óvulos vaginales. Además, estarás previniendo muchas enfermedades.

Existen nuevas opciones sanas y ecológicas. Foto: El dictamen.
Conociendo nuestro cuerpo

Felizmente, estos saberes han sido tomados en cuenta por la ciencia y la tecnología, y hoy en día tenemos otras opciones ecológicas en el mercado como la copita menstrual o las toallas ecológicas.

Opción B: La copita menstrual

Es una gran opción, pero si recién inicias tu menstruación te recomiendo que tengas la experiencia con una toalla convencional (ecológica) y luego de unos meses conociendo mejor tu cuerpo, te aventures a comprar la copita. Es una copa hecha a base de silicona quirúrgica libre de PVC, silicona, látex y proteínas.  Puede tomarte un poco de práctica el insertarla y el retirarla, pero al cabo de unos días sentirás que no la llevas puesta. Personalmente, he probado la Copa Meluna, pero hay varias marcas. El tiempo de vida de una copa es de 10 años. Hay de varios tamaños y eso puede variar de acuerdo al tamaño del cuello uterino, edad y experiencias de vida, por ejemplo, si tienes relaciones sexuales o si tienes partos vaginales. Para más info, te recomiendo visitar este link.

Opción C: la toalla ecológica

Si no te convence la copita y lo tuyo es la seguridad, la toalla ecológica es la solución. Son toallas libres de contaminantes, compuestos de materiales biodegradables: 100% algodón orgánico certificado en base a la Norma mundial del tejido orgánico (Global Organic Textile Standard) y materiales vegetales procedentes de fuentes naturales renovables. Un win para el planeta y para ti. En Lima las encuentras en la marca Natracare – que están a la venta en la tienda Flora y Fauna así como en otras tiendas- y también tienes la opción de Eco Warmi, marca especializada en productos femeninos Ecológicos.

Recuerda, nuestro cuerpo es sabio

A diferencia de lo que muchos creen, la realidad es que tenemos una vagina con una capacidad propia para limpiarse. La mucosidad vaginal varía en volumen y apariencia a lo largo del ciclo y es altamente efectiva eliminando las células muertas y/o bacterias que no necesita. Si cambia de color o pica debes visitar al médico porque puede tratarse de una infección de transmisión sexual (ITS). Lo único que necesita tu cuerpo es agua, y si aún sientes que no es suficiente, usa jabón neutro sin colorantes ni perfumes (de preferencia artesanal) para el limpiado.

Recuerda, lo más importante de todo somos nosotras y amarnos pasa por toma decisiones que favorezcan nuestra salud. Nunca me sentí cómoda con una toalla, y no fue hasta que mi mamá conoció otra opción, que mis días de regla abundante dieron un vuelco. Cada vez somos más las mujeres que nos atrevemos a probar nuevas opciones y buscamos respuestas a esa curiosidad que llevamos dentro. Es ese no sé qué, lo que nos llevará a encontrar mejores opciones para vivir nuestra feminidad y conectarnos de forma más amable con lo más especial que tenemos en el mundo. Para mí, primero estoy soy yo, ¿y para ti?

Noticias Relacionadas