El truco para que el café te haga más efecto

La ciencia nos muestra una forma para que el café nos llene aún más de energía.

No hay nada mejor que tomar un café o una siesta para combatir el cansancio y reponer energías, pero ¿alguna vez intentaron tomar un ‘nappuccino’? Y no, no se trata de un nuevo café. De hecho, esta palabra hace alusión a las coffee naps (del inglés coffee= café; nap=siesta) que consiste en echarse un sueñito luego de haber consumido una taza de café. Tal vez suene contradictorio pero, sin duda, esta poderosa combinación te ayudará a recargar la energía que necesitas para seguir con tu día.

Estudios como este llevado a cabo por la Universidad de Loughorough (Reino Unido) o el publicado  por el journal Clinical Neurophysiology en el 2003, sustentan este hecho. Ambos llegaron a la conclusión de que el efecto de la cafeína se ve potenciado luego de una siesta, además de demostrar un incremento en nuestros niveles de alerta y un mejor rendimiento al momento de realizar una tarea; por lo que en definitiva, esta podría ser la estrategia perfecta a tomar en cuenta por las personas que trabajan en horarios nocturnos.

Pero, ¿cómo funciona? Tanto la acción de dormir como la cafeína bloquean en nuestro cerebro los receptores de la adenosina, la molécula responsable de nuestra sensación de cansancio. Cuando dormimos, eliminamos de forma natural estas moléculas.  Por otro lado, la cafeína al ser muy similar químicamente con esta, compite directamente para unirse a sus receptores. Sin embargo, este proceso tarda entre 15 a 20 minuto o lo que entendemos como el tiempo en el que el café tarda en hacer efecto.

Por lo tanto, si bebemos una taza de café antes de dormir por unos 15 minutos, despertaremos en el momento preciso para que la cafeína termine haciendo su labor. Es importante mencionar que, para que esto funcione, no debemos excedernos de los 15 minutos ya que un tiempo mayor nos llevará a un sueño profundo. Así que ya saben, la próxima vez intenten tomar un ‘nappuccino’.

Noticias Relacionadas

Las 5 tecnologías más aterradoras de «Black Mirror»