3 puntos claves para convertir tu idea en negocio, por Sergio Tenorio

Ideas hay muchas pero aterrizarlas y hacerlas sostenibles es todo un reto. Sergio Tenorio te deja algunos consejos para lograrlo.

¿Sabías que Uber no fue la primera aplicación de taxis en el mundo? ¿Ni tampoco Google fue el primer motor de búsqueda inventado? Es curioso que a pesar de que ambas empresas salieron algún tiempo después de su competencia, ambas son las que hoy mantienen el “top of mind” de sus clientes. Y en un contexto donde valoramos demasiado las ideas, me parece igual de importante hablar de cómo poder ejecutarlas y las complicaciones que existen a la hora de poner un negocio en práctica.

Lo primero es sacar de nuestra mente esa falsa idea que existe una idea millonaria, pues aunque en tu mente parezca muy sencillo y hasta rentable hacer el negocio que estás pensando, en la práctica, te vas a topar con cien mil variables que no pensaste y que sólo podrás conocer estando en la cancha.

Con esto no quiero decir para nada que tu idea no importa, pero me parece trascendental que lo veas como un punto de partida, no como un determinante para el éxito. Si bien hoy parece que existieran muchas más oportunidades que antes, la competencia cada vez se hace más difícil y así como las barreras para iniciar un negocio han disminuido considerablemente, el punto clave es entender que no solo han disminuido para ti, sino para todos. Así que si te quedas mucho tiempo dándole vueltas a tu idea, puede ser demasiado tarde cuando la quieras ejecutar.

Por eso, hoy quiero compartir contigo 3 puntos claves que considero importantes para saber si estás listo para pasar de una idea a una sólida empresa con el pasar de los años.

  1. Que tu idea solucione un problema para un gran número de personas: En un mundo globalizado como en el que hoy vivimos, es indispensable que no pienses en una solución que le resuelva la vida a diez gatos. Intenta crear algo que tú usarías y que incluso podrías pagar por lo esencial que sería para tu vida. La lógica es sencilla: si quieres un negocio millonario, busca resolver un problema que tengan millones de personas. No se trata de golpear primero, sino de hacerlo mejor que los demás.
  2. Que tenga una clara fuente de ingreso: Quizás algún inversionista ángel – Una persona que cuenta con un capital que suele destinar a start ups o negocios de alto reisgo – te diga que el modelo de negocio no es tan importante al inicio y que lo mejor es enfocarte en el cliente. Esto es cierto en parte es válido, pero con el tiempo si no has encontrado una manera sencilla de tener ingresos, serás solo una moda más que anduvo viva durante un corto periodo, pero luego dejó de existir por falta de financiamiento. Y por favor, no me digas que tu modelo de negocio es solo vender publicidad, porque créeme que tendrías que tener un tráfico increíblemente grande para que eso pueda siquiera ser considerado. Según un artículo publicado por Gestión hace un año, el 90% de startups fracasan en su primer año y esto mayormente es debido a la falta de estrategia comercial y falta de organización administrativa.
  3. Tener a la gente correcta a tu costado: Para lograr que tu idea se haga realidad debes tener no solo los socios correctos para el proyecto, sino también el equipo necesario, el cual comparta tu misma visión y este alineado a lo que quieres conseguir con los años. En lo personal, sigo mucho el trabajo de TESLA. Me parece una empresa que no solamente va años luz del resto, sino que la ética de trabajo del equipo, algo raramente visto hoy es día, es un gran diferencial. Si bien puede exagerar en algunos puntos, como trabajar 120 horas a la semana, me parece valioso que el equipo pueda comprometerse hacia la misma visión de crear un producto que literalmente cambie el mundo, pues es la única forma de poder avanzar con el tiempo.

En resumen, si tienes una idea, no te quedes solamente en los talleres de Design Thinking que suelen ofrecer el mercado. No te quedes con tu producto viable mínimo (Minimun viable producto, por sus siglas en inglés). Todo lo contrario, trata de pensar en grande y eso implica ponerlo en marcha lo antes posible, antes que veas como tu única y genial idea, es desarrollada por alguien más.

Noticias Relacionadas

Hablemos de sexo anal: 5 cosas que debes saber

ASMR: el arte de las cosquillas cerebrales