Yoga en cualquier lado: 5 posturas que puedes realizar en tu oficina

Con motivo del Día Internacional del Yoga, te enseñamos diferentes asanas que te ayudarán a enfocarte y reducir el estrés.

El yoga es una disciplina tradicional que sana, cuida y fortalece cuerpo, mente y espíritu mediante la práctica de asanas (posturas), la respiración y la meditación. Practicado desde hace miles de años en la India, se ha convertido en un ejercicio recomendado para ayudarnos a movernos, respirar y enfocarnos mejor.

Si tu trabajo te exige que estés largos períodos de tiempo sentado en un escritorio, puede ser que experimentes síntomas tales como dolor de espalda, cansancio mental y físico que generan un impacto negativo en la productividad y moral laboral.

Afortunadamente, para cosechar los beneficios del yoga, no necesitas sacrificar tu hora de almuerzo para asistir a una clase, pararte de cabeza en la sala de descanso o recitar “OM” en voz alta en tu escritorio. Puedes integrar fácilmente asanas en tu día de trabajo de maneras sutiles que te traerán grandes beneficios.

Aquí tienes cinco posturas que no necesitan un gran espacio y cualquiera puede realizarlas sin necesidad de mucha flexibilidad:

  1. Virasana – Postura del héroe

Enfocarte en la respiración es una práctica consciente de la meditación. Tiene un impacto positivo sobre las partes de tu cerebro asociadas al monitoreo de la atención y la memoria de trabajo. Es común que erróneamente se perciba la meditación como una práctica larga y complicada dentro de un ambiente tranquilo. Se puede practicar en medio de una oficina ocupada y obtener un profundo impacto.

Proceso:

  • Sentarse en la silla del escritorio (no necesariamente debes de estar de rodillas), enderezar la columna y relajar los hombros.
  • Se coloca las palmas de las manos sobre cada pierna, dejándolas caer lentamente.
  • Cerrar los ojos.
  • Enfocarse en la respiración por la nariz.

Tiempo:

  • 2 a 5 minutos

Beneficios:

  • Disminuye la presión arterial
  • Disminuye la frecuencia cardíaca
  • Reduce la producción de la hormona del estrés
  • Mejora la concentración, la memoria y la capacidad para realizar diversas tareas al mismo tiempo.

 

  1. Urdhva Hastasana – Saludo hacia arriba

Pasar mucho tiempo al frente de una computadora resulta cansado para nuestra vista y posición, al estirarse cada cierto tiempo uno puede darle atención a los músculos que se ven afectados al estar tensos un periodo largo y soltar tensión con una posición adecuada permitirá estirar todo el cuerpo.

Proceso:

  • Ponerse de pie.
  • Levantar los brazos, juntando las manos sobre la cabeza.
  • Inclinar ligeramente el mentón hacia arriba.
  • Estirar toda la columna constantemente.
  • Cerrar los ojos y respirar por la nariz.

Tiempo:

  • 30 segundos a 1 minuto

Beneficios:

  • Estimula el riego sanguíneo.
  • Estira el vientre.
  • Mejora la digestión.
  • Estira los hombros.
  • Ayuda a aliviar la ansiedad leve.

 

  1. Padahastasana – postura de las manos en los pies

Para combatir los efectos adversos que tiene sobre tu salud el haber estado sentado durante demasiado tiempo, es una buena idea estirar los músculos de la columna, dejando el estiramiento del cuerpo a la gravedad.

Proceso:

  • Ponerse de pie.
  • Inclinar suavemente el cuerpo, llevando la cabeza y brazos en dirección al suelo.
  • Doblar ligeramente las rodillas para juntar las piernas con el tórax lo más pegado posible.
  • Relajar el cuello.
  • Cerrar los ojos y respirar por la nariz dejando que la gravedad haga lo suyo.

Tiempo:

  • 2 a 3 minutos

Beneficios:

  • Relaja el cerebro y ayuda a disminuir el estrés
  • Estimula el hígado y los riñones.
  • Estira los tendones de las corvas, las pantorrillas y las caderas.
  • Fortalece los muslos y las rodillas.
  • Mejora la digestión.
  • Reduce el cansancio y la ansiedad.
  • Disminuye el dolor de cabeza.

 

  1. Nitambasana – postura de las caderas

Cuando nos sentamos de manera inactiva, la gravedad te pasa factura al comprimir los músculos laterales de la cintura, inhibir los músculos abdominales y alimentar la tensión en la cadera. No es de sorprenderse que el estar tanto tiempo sentados nos haga sentir tan rígidos.

Proceso:

  • Levantar los brazos al cielo juntando las palmas de las manos.
  • Enderezar la cabeza.
  • Inclinar lentamente los brazos a un costado del cuerpo.
  • Mantener la columna recta, doblando la cintura.
  • Repetir la misma acción en ambos lados.

Tiempo:

  • 30 segundos a 1 minuto

Beneficios:

  • Estira y tonifica los costados del cuerpo.
  • Estimula el funcionamiento del hígado.
  • Mejora la circulación sanguínea.

 

  1. Vriksasana – postura del árbol

Cuando se está de pie, es una buena idea estirar los músculos sobre los que has estado sentado mucho tiempo practicando la apertura de caderas y el equilibrio para estimular al cerebro a contar con una mejor concentración.

Proceso:

  • Ponerse de pie, llevar un pie sobre la parte lateral de la rodilla.
  • Mantener la columna recta.
  • Una vez encontrado el equilibrio, se llevan las manos en palma al pecho.
  • Cierra los ojos y respira profundamente por la nariz.

Tiempo:

  • 1 a 2 minutos

Beneficios:

  • Fortalece los muslos, pantorrillas, tobillos y la columna vertebral.
  • Mejora el equilibrio.
  • Reduce el dolor ciático y los pies planos.

La práctica del yoga es para todos y en todo momento. Consiste en una actividad que se realiza de forma suave y consciente. A través de las posturas es posible comprender cómo funciona nuestro cuerpo y cuáles son los estímulos que necesita para equilibrarse y armonizarse, ofreciendo la oportunidad de estiramiento, flexibilidad, comprensión, expansión y movilidad en cualquier hora del día.

Las asanas también constituyen una buena medicina preventiva para mantener de forma activa el cuerpo. Sorprende a tus compañeros de escritorio y dile adiós a la tensión de tu cuerpo.

Noticias Relacionadas

Sacha Camp: una forma diferente de aprender (y enseñar) ciencia

9 mitos sobre la esquizofrenia, desmintiendo al estigma