3 consejos para que escojas un buen vinilo

En artículos anteriores te hemos enseñado qué es lo básico que debes tener para escuchar vinilos y por qué es valioso tener una colección de los mismos. Sin embargo, es importante que sepas cómo escoger un buen vinilo y disfrutar de esta experiencia al máximo. A continuación te presentamos 3 consejos prácticos para ello.

Antes de empezar esta guía, es importante que sepas que no estamos considerando gustos musicales ni estéticos, hemos enfocado esto estrictamente en todos los aspectos objetivos que están ligados a calidad y presentación del vinilo. Empecemos entonces:

  1. La fuente original de grabación del álbum: existen solo dos fuentes de grabación que deben interesarte, la digital o la analógica. Por experiencia, te podemos asegurar que la analógica es la mejor que puedes conseguir, pero también es la más escasa, ya que muy pocas bandas graban hoy en día en este formato. Sin embargo, siempre existe la opción de que puedas encontrar discos de la época (60’s y 70’s) de tus grupos favoritos bajo este formato. Con esto no queremos desmerecer el formato digital, sin embargo la diferencia en calidad de sonido es muy marcada. No dudes en adquirir vinilos en analógico de encontrarlo.
  2. La calidad de grabación del álbum: además del formato, es importante averiguar quién estuvo detrás de: (i) La producción musical y grabación del álbum y (ii) La producción en físico. Esto es muy importante ya que la producción de un vinilo implica mucho trabajo físico y también intelectual por parte del personal que acompaña a la banda. Una banda que quiere sonar bien en vinilo se preocupa mucho por estos dos aspectos. La mejor forma de revisar si la edición de un vinilo es buena, es mediante los comentarios de usuarios en la web. Les recomendamos revisar siempre DISCOGS, que es una comunidad web especializada en discos de música. Ahí también podrás verificar la fuente de grabación que explicamos en el punto 1.
  3. El trabajo de transferencia al disco físico: es muy importante que sepas que si a una banda se le ocurrió transferir el formato digital de CD al disco de vinilo sin un trabajo de conversión de formato, entonces no existe ninguna razón para comprar el vinilo en vez de un CD. Lo bueno del formato físico del vinilo es que permite evitar la compresión de sonido de las canciones, que se deriva en bajos marcados, un sonido más cálido y envolvente, así como la escucha de detalles sonoros no perceptibles en el formato digital. La regla es así:

 

Análogo (fuente) a vinilo (disco físico) -> No necesita conversión.

Digital (fuente) a vinilo (disco físico) -> Necesita conversión SÍ O SÍ.

Es importante que si la fuente es digital, se haga la conversión para que se expanda la calidad de datos al momento de transferirlo al disco físico de vinilo. Muchas bandas y/o casas discográficas se preocupan de esto, otras no. Por lo que es importante que lo verifiques. Por lo general, los discos que indican que fueron “remasterizados” de las cintas originales al vinilo (muy común en reediciones) han pasado por este proceso. Pese a ello, recomendamos que siempre revises este tema.

Con estos tres tips estás más que listo para estar siempre preparado para escoger buenos vinilos en cualquier tienda o internet. Recuerda que es importante que compres calidad antes que un buen precio. Es cierto que este material es más costoso pero a la hora de escucharlo en tu tornamesa, vale cada centavo pagado.

Y tú, ¿ya compraste tu primer vinilo? ¿Cuéntanos qué te pareció?

Los datos:

Noticias Relacionadas

Jornada exitosa para el surf peruano