La forma del Óscar: ¿Qué nos dejó el Aniversario 90 de los Premios de la Academia?

El domingo pasado se celebró la edición número 90 de los Premios de la Academia. La gran ganadora de la noche fue The Shape of Water dirigida por el mexicano Guillermo del Toro. La película se llevó cuatro premios de sus trece nominaciones, incluidos mejor director y mejor película. Aquí analizamos su victoria y lo que puede significar para el futuro de Hollywood.

¿Quién premia a quién?

Partamos por entender cómo se escogen a los nominados y ganadores. Quienes deciden en ambos casos son los miembros de la Academia. Para formar parte de ella hay que ser un miembro activo o haber recibido una nominación en el pasado. Actualmente la Academia está conformada por 6,600 personas pertenecientes a los diversos gremios involucrados en la producción cinematográfica (actores, directores, fotógrafos, etc).

Los nominados a cada categoría son escogidos únicamente por sus pares respectivos dentro de los miembros de la Academia. Directores escogen a lo nominados a mejor director y así con el resto de nominados. La única excepción es con el premio a mejor película, en dicha nominación todos los miembros de la academia votan por sus favoritas sin importar a qué gremio pertenezcan.

Una vez las listas de los nominados están definidas, todos los miembros de la Academia, independientemente de a qué gremio pertenezcan, votan en todas las categorías, incluyendo mejor película. No obstante, siempre tienen la posibilidad de abstenerse de votar en la categoría que así prefieran. Hasta pueden votar sin haber visto las películas porque no hay un mecanismo para fiscalizar u obligar a que los miembros de la Academia vean por lo que están votando.

Un amor fantástico que quedará en la historia de los Oscar. Fuente: IMDB.

¿Qué cosas nuevas significa esta victoria?

Con la premiación de The Shape of Water nos volvemos a encontrar con una ganadora a mejor película protagonizada por una mujer. Esto no había pasado desde Million Dollar baby (2004) de Clint Eastwood. Se podría argumentar que en Spotlight (2015) el personaje de Rachel McAdams tenía un rol protagónico, al igual que el personaje de Jennifer Esposito en Crash (2004), pero en ambas películas dichos personajes femeninos compartían su protagonismo con otros personajes masculinos con mayor peso y presencia en la historia. En esta ocasión Sally Hawkins ha sido la única en un rol protagónico.

La última vez que la Academia otorgó el máximo galardón de la noche a una película de fantasía fue a The Lord of the Rings: The Return of the King (2003), premio que sirvió como reconocimiento a toda la trilogía de Peter Jackson. Es más, en los ocho años previos a  esta ceremonia todas las ganadoras a mejor película (con la excepción de Birdman) habían estado basadas en hechos reales. Todavía es temprano para notar si esto significa un cambio de dirección a favor de las historias originales fuera del género del drama o si solo se trata de una anomalía del momento.

Los tres amigos de lo que fue llamado “el nuevo cine mexicano” ahora poseen un Oscar a mejor director cada uno. Del Toro suma su nombre a la lista de directores premiados a la que ya se habían añadido Iñárritu y Cuarón. Vale la pena señalar también que con la victoria de The Shape of Water encontramos que las últimas cinco ganadoras a mejor película han sido dirigidas por dos mexicanos y dos afroamericanos. Esto le da una pizca de diversidad en la variable racial a la ceremonia si tomamos en consideración que durante más de veinte años las películas ganadoras eran dirigidas exclusivamente por directores blancos.

Dentro de un cine y frente a una película, amor a Hollywood y su cine. Fuente: IMDB.

¿Por qué pudo haber ganado?

Hollywood se ha abierto (o al menos está tratando bastante fuerte de hacerlo) a la corrección política durante los últimos años y eso se ve reflejado en el tipo de historias que ha estado premiando por encima de otras opciones que iban más acorde a su línea en el pasado. En The Shape of Water tenemos una historia donde el grupo de héroes está conformado por minorías absolutamente buenas, la protagonista con discapacidad física, la amiga afrodescendiente y el amigo homosexual. Todos se enfrentan a la discriminación de una u otra forma a lo largo de la película y logran empoderarse.

Por otro lado, el villano de la película es una alusión directa a la nostalgia conservadora que llevó a Trump a la Casa Blanca. Cuando Trump decía “let’s make America great again” se refería a la América del Coronel Strickland interpretado por Michael Shannon. Un hombre blanco que vive en una gran casa en los suburbios libre de minorías donde su mujer es una ama de casa modelo que cría a sus dos hijos ante su ausencia. Es paranóico de los rusos y cree que “Dios se parece a él”. Pero no todo es una demonización del pasado, también hay referencias al presente, y es que el personaje de Shannon es también un jefe que acosa sexualmente a su empleada (la protagonista), tal y como Harvey Weinstein.  

Cuando se habla de qué trata The Shape of Water la respuesta más común es decir que es una historia de amor entre una mujer muda y un hombre anfibio. Eso puede ser en la superficie, pero como vemos en realidad es más una película que denuncia cómo la añoranza al pasado violenta a las minorías y la diversidad de distintos tipos de vida. Desde la de una mujer muda, hasta la de un anfibio humanoide de sudamérica. Un mensaje con el cual la Academia puede coincidir actualmente y que le gustaría promover con su premio más prestigioso como el rostro del Hollywood actual.

Por último, a todo esto le podemos sumar que la película se toma unos minutos para celebrar (superficialmente) el cine del pasado y eso debe haberle hecho ganar unos cuantos votos dentro de la Academia. Está el hecho de que la protagonista vive encima de una sala de cine donde se proyectan clásicas megaproducciones. Y a ello también le añadimos la escena del musical en blanco y negro que buscaba emular a los clásicos de la era dorada de Hollywood. En los últimos seis años, Argo (2012), The Artist (2011) y Birdman (2014), todas ganadoras a mejor película, también tocaban el tema de la influencia del cine.

The Shape of Water tiene todo lo que la Academia puede querer en estos momentos: un mensaje acorde a la actualidad social, una ejecución de las artes que consideran lo suficientemente buena para conseguir 13 nominaciones, y una autoglorificación de su historia. Aún pueden ver esta película y otras más de las nominadas en nuestras salas de cine.

Si tuviéramos que recomendar algunas serían El hilo fantasma y Llámame por tu nombre que estrenaron la semana pasada. Abajo les dejamos los links de nuestros artículos sobre cada nominada a mejor película para que decidan qué ver durante los próximos días.

Solo haz clic en el título:

Noticias Relacionadas

«Batman Day»: la celebración al legado del ícono del comic mundial

Batman: 8 claves para conocer al antihéroe más admirado del mundo

¡Bienvenidos a la fiesta de la democracia!