Bonnie Luyo: “Ser productor significa sacar proyectos a flote a punta de punche y garra”

La producción de teatro es una tarea llena de desafíos. Bonnie Luyo, productora del Festival Saliendo de la Caja, nos cuenta sobre su profesión y sobre las sorpresas de su última edición de este espectáculo cultural.

El mundo del teatro, para el espectador ocasional o eventual, es un mundo desconocido. Detrás de lo evidente, de la estética del espectáculo y del debate que consigo trae, por más profundo que este sea, hay todavía un mundo más amplio que explorar. Actores y directores son, en realidad, engranajes de un sistema mucho más complejo del que se suele pensar; un sistema en el que también participan productores, comunicadores, diseñadores, expertos en sonido e iluminación, entre otros.

Mientras crece poco a poco el teatro en el Perú, van madurando también los artistas de las nuevas generaciones. En esta sección, nos encargaremos de develar el mundo del teatro a través de todas sus partes, recurriendo a estos nuevos artistas para entender en qué está el teatro en estos tiempos y en nuestro país.

Una de las apuestas más sólidas de los nuevos artistas escénicos del país es el Festival Saliendo de la Caja (SDLC), que este año celebra su décimo séptima y última edición antes de que su administración pase a la nueva facultad de Creación y Producción Escénica de la PUCP. Bonnie Luyo, egresada de Artes Escénicas de la misma universidad y productora del Festival, conversó con nosotros para comprender un poco más el rol de productor en el Festival – y en el Perú.

¿Desde cuándo te dedicas a la producción?

Como la gran mayoría de los que entramos a Artes Escénicas, quería dedicarme a la actuación. Una vez en Facultad me atrajo más el área de producción, así que durante toda mi carrera me especialicé en ello. Un productor es como el administrador de una gran empresa.

¿Qué fue lo que te llevó a ser productora en vez de actriz?

En el área de producción puedes ver un poco de todo que nos enseñan en la especialidad porque con los recursos que te ofrece la carrera, el productor termina viendo muchas cosas. Esto es útil en apuros, cuando no tienes alguien que te ayude en utilería o vestuario, ya que tienes como resolverlo. La producción me permite estar detrás del montaje, dando herramientas a los actores y al director o investigando sobre la dirección del arte, otra área de mi interés.

¿Qué es lo que te ha dejado la producción?

En mis clases de dramaturgia, nuestro profesor Alonso Alegría nos enseñó que si hacíamos algo, debíamos hacerlo bien. Y creo que lo que más me atrajo fue la posibilidad de hacer mucho con poco y hacerlo lo mejor posible.

¿Para ti, cuál es la etapa más importante del proceso de producción?

Creo que es la etapa de búsqueda de utilería, vestuario, escenografía, de llevar todo lo que el montaje necesita lo antes posible para que los actores puedan ensayar con sus herramientas. A veces el vestuarista te va a pedir que le consigas exactamente una pieza y tiene que ser esa pieza.

¿Cuáles son los retos más importantes que tiene que afrontar un productor?

Primero, el presupuesto y lo que se desea hacer con él. Tu primer reto como productor es aprender a decir a los demás que es necesario llevar lo que se sueña a la realidad porque a veces las personas detrás del proyecto pueden soñar muy en grande. El tema de los auspicios es también complicado, más si eres productor de proyectos independientes porque las empresas buscan actores conocidos y hay propuestas que son difíciles de hacer llegar a los auspiciadores.

Sabemos que un productor no hace solo su trabajo; se necesita de  un equipo para sacar un proyecto adelante. ¿Cómo se conforma normalmente un equipo de producción?

Primero, siempre debe haber un apoyo para el área de arte: diseñadores de vestuario, escenografía, fotógrafo, iluminación. Segundo, es necesario un equipo de redes y prensa, que son los que van a llevar la gente al teatro, considerando que ahora todo se mueve por redes sociales. Finalmente, se necesita harto apoyo en el área logística porque es donde más trabajo hay por hacer.

En cuanto al equipo, ¿qué tienes que trabajar como productor para que se mantenga sólido el equipo?

Siempre, sea cual sea tu cargo, todo tu equipo debe estar al tanto de todo. Tiene que ser un equipo que se comunique entre sí donde todas las opiniones cuentan. Si bien cada área tiene la batuta final para tomar decisiones sobre sus propios objetivos, es importante escucharnos.

¿En tu opinión, qué significa ser un productor de teatro en el Perú de hoy?

Hacer de todo, remar contra la corriente. Aunque parezca que el arte y el teatro crecen, seguimos sin suficiente apoyo para hacerlo. Parte de la producción es conseguir los recursos para poder hacer teatro y para poder llevar a cabo ideas a veces genialísimas de muchos directores independientes que no cuentan con el medio para hacer las cosas, es sacar proyectos a flote a partir de garra y punche por parte del equipo. En general, es hacer de todo un poco porque cuando no hay medios, tienes que conseguir como sea lo necesario para que el proyecto salga bien.

Sobre el Festival, cuéntanos para ti qué es el Saliendo de la Caja.

El Festival es para mí el sueño de muchos. Es el primer espacio grande donde nuestros proyectos finales se muestran al mundo y el hacerlos en este Centro Cultural, tan validado dentro de nuestra sociedad lo hace más importante. Es salir de un espacio seguro, arriesgar un montón y  dar un primer gran paso al mundo del teatro.

En este Festival, ¿cuál fue el primer paso en la producción?

Lo primero que tuvimos que trabajar fue el concepto, corriendo contra el tiempo. A nosotros nos convocaron a finales de octubre, así que imagínate. Ya con el concepto, contactamos al equipo artístico, a los diseñadores y a los demás. Sabíamos que este Festival debía ser especial por dos motivos: es el último dentro de la Facultad de Comunicaciones y es la última promoción de artistas escénicos de la facultad. Por ello, este año se revela la caja y las paredes se caen.

Entonces en este Festival se revelan los “contenidos de la caja” y de esta forma acaba su trayectoria.

Acaba un ciclo, para dar paso a una nueva generación, que son los chicos de la Especialidad de Creación y Producción Escénica. Les estamos dando el paso a ellos, esto pasó también en el Encuentro con Artes Escénicas.

¿Qué podemos esperar de esta última edición del SDLC?

Va a haber una continuidad y esperamos que lo repotencien mucho. Los chicos que nos están ayudando, los asistentes de todas las comisiones, voluntarios, anfitriones de sala, son todos chicos de la Especialidad de Creación y Producción Escénica. Están interesados en la producción y en la gestión, y aunque algunos están recién en segundo ciclo, tienen muchísimo potencial y muchísimas ganas de producir, lo cual es algo que en nuestra facultad no se encontraba porque todos estaban haciendo de todo.

Para que sepas

  • El XVII Festival Saliendo de la Caja se llevará a cabo en el Centro Cultural de la PUCP, desde el jueves 18 hasta el 5 de febrero.
  • En total son siete obras que abarcan diversos temas y que son gestionadas por alumnos de últimos ciclos de la carrera de Artes Escénicas de la PUCP. Las entradas se pueden adquirir en Teleticket y en la boletería del Centro Cultural, con precios especiales para estudiantes, jubilados y miembros de la comunidad PUCP. Adicionalmente, hay tres conversatorios cuya entrada es libre.

Noticias Relacionadas

El cómic, el nuevo protagonista de las librerías

«Spiderman: Far from Home»: un héroe que cree en sí mismo

El inicio del arte: los grabados de Antoni Tápies en Lima