¿Jugamos? Una pregunta sencilla con un trasfondo importante

Los martes en el hospital han cambiado desde que los voluntarios de El Pez en la Luna le preguntan a los pacientes: ¿Jugamos?

 

Platón dijo una vez que se puede descubrir más cosas de una persona en una hora de juego, que en un año de conversación. Del mismo modo, Georgina Santibañez, fundadora de El Pez en la Luna, cree en el poder de la imaginación y con la pregunta ¿Jugamos? crea un espacio muy necesario en la unidad de niños quemados de un hospital en San Borja.

Todos los martes, un cardumen de voluntarios se reúne en el hospital para practicar el arte del encuentro con los niños, padres, doctores y enfermeros que trabajan ahí. Se acercan con amor, cuidado y respeto para ofrecer lo mejor de ellos mismos. En esta actividad, los niños son los que mandan y guían el juego.

¿Jugamos? es una intervención donde dirigen los expertos: los niños. Así, los adultos se convierten en “productores” del imaginario de los niños siendo de esa manera co-creadores, creando a la vez empatía y vínculo.

Disfruta tu imaginación. El pez en la luna.
¿Por qué es importante preguntar?

“Es importante que les preguntemos antes de entrar a sus cuartos a jugar si podemos hacerlo. Ellos están acostumbrados a que doctores y enfermeros entren y salgan a cada rato de su espacio e incluso de su propio cuerpo. Por eso, nosotros les damos ese poder de elegir”, indica Georgina.

Crear estos espacios es importante, sobre todo en pacientes, porque el juego permite que los niños se expresen libremente y les ofrece herramientas para mejorar su relación con ellos mismos y su entorno.

Noticias Relacionadas