¿Quieres saber cómo convertirte en un superhéroe?

No siempre es necesario contar con poderes especiales. A veces extender el brazo es suficiente para salvar una vida.

Y no solo una, con una sola donación de sangre es posible salvar hasta tres vidas. Lamentablemente, solo el 0,6% de la población peruana es donante voluntario. Se necesitan 600 mil unidades de sangre al año, pero actualmente se recogen menos de 200 mil.

Muchos expertos sostienen que el desconocimiento acerca del procedimiento de donación de sangre y los miedos que este genera son el principal obstáculo para la extensión de la donación voluntaria y regular. En esta nota aclaramos algunos:

Me dan miedo las agujas

Es el más común de los temores; sin embargo, las agujas que se emplean en la donación de sangre no son gigantescas como quienes les tienen fobia piensan que son. De hecho, se sienten como una picadura y las terroríficas imágenes que circulan en nuestra imaginación no podrían estar más alejadas de la realidad.

No quiero ver sangre

Y no tienes que hacerlo. Es tan simple como extender el brazo y mirar a otro lado. Muchas de las salas cuentan con televisión y si no hay, todavía te queda un brazo para usar el celular (como si nunca lo hubieras hecho con una sola mano).

¿Me voy a desmayar o sentir náuseas?

¡No hay de qué preocuparse! Son pocas las personas que se desmayan y para evitar estos síntomas es importante que comas antes y que te mantengas hidratado. Eso sí, evita las comidas grasosas.

Ser donante voluntario es un superpoder. Foto: Kamilla Pajares

 

¿Todavía no te animas? De repente cambias de opinión si te contamos a cuántas personas puedes ayudar

Como ya lo mencionamos, una sola persona puede salvar tres vidas. Pero si te estás preguntando quiénes la necesitan, aquí te dejamos una lista:

  • Personas accidentadas que presentan hemorragias
  • Personas que se van a operar
  • Pacientes con enfermedades de la sangre: hemofilia, leucemia, entre otras
  • Pacientes que recibirán un trasplante de órganos
  • Pacientes con enfermedades renales crónicas
  • Pacientes con cáncer
  • Mujeres gestantes con hemorragias
  • Bebés prematuros y niños con infecciones complicadas
  • Personas con quemaduras

¿Ahora sí convencido? Te contamos lo que debes hacer

  • Ser mayor de 18 años y asistir al centro de donación con tu DNI.
  • No haber tenido enfermedades infecciosas transmisibles por la sangre.
  • Pesar más de 50 kilos.
  • Haber ingerido alimentos ligeros. ¡Sin grasas!
  • No estar embarazada
  • Tener un nivel de hemoglobina mayor a 12,5.
  • Si tienes tatuajes o piercings, deben tener un año de antigüedad.
Tener tatuajes no es un impedimento para donar. Foto: Kamilla Pajares

 

Si cumples estos requisitos, puedes unirte la red de voluntarios Donante Pendiente, acercándote al Banco de Sangre del Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja de lunes a domingo de 7:00 am a 5:00 pm.

¡Conviértete en un superhéroe, extiende un brazo y salva vidas!

Noticias Relacionadas

Hablemos de sexo anal: 5 cosas que debes saber

ASMR: el arte de las cosquillas cerebrales