Ale Chávez: “Maquillar es arte en un lienzo vivo”

Maquilladora, psicóloga y luchadora, Ale Chávez nos cuenta sobre su trayectoria.

Hoy maquilla a novias, socialités, celebrities y en eventos de alta moda a tiempo completo, pero no siempre ha sido así. Conversamos con Ale Chávez para que nos comparta su historia y esto fue lo que nos dijo.

¿Cómo empezaste en el mundo del maquillaje?

Empecé en el maquillaje de forma profesional hace cuatro años, pero me gusta el maquillaje desde hace tiempo. En la universidad estudiaba psicología y tomaba algunas clases de maquillaje. Cuando empecé a trabajar como psicóloga maquillaba en las noches y los fines de semana. Al principio lo hacía gratis, luego me di cuenta que estaba comprando cosas que me salían caras, entonces empecé a cobrar 50 soles. El maquillaje es una profesión respetable y yo no era eso todavía, no podía cobrar como una.

¿En qué momento decidiste hacerlo de forma profesional?

Hace cinco años me diagnosticaron lupus y estuve a punto de morir varias veces. Por más que los doctores de ese momento me daban todo tipo de medicamentos, no sentían que la enfermedad esté controlada porque los indicadores no mejoraban. Seguía sin poder comer por mi cuenta, no podía levantar la cabeza para leer, no podía mover mi cuerpo. Yo sentía que la vida se me iba y empecé a preguntarme qué cosas eran realmente importantes. Descubrí que lo que me daba felicidad plena era estar con mi familia y maquillar.

Eso te mantuvo motivada.

Lo único que quería era descansar y maquillar. Mi meta era descansar todo lo que pudiera durante la semana para que mi cuerpo se recupere y hacer un maquillaje el fin de semana. No dejaba de vomitar y mi cuerpo no toleraba comida, pero yo solo pensaba en maquillar el fin de semana. Esa era mi meta para mantenerme viva. Mucha gente pierda la batalla porque pierde la motivación. A mí el maquillaje me permitió no rendirme ante la depresión.

¿Qué te gusta tanto de maquillar?

Maquillar es arte en un lienzo vivo, un lienzo con identidad. Implica conocer a una persona, tratar de entender cómo se siente el día del evento. Es un arte efímero, solo dura unas horas pero transmite todo eso en color y formas. Me parece mágico.

Maquillaje para novia por Ale Chavez.

Hay bastante competencia, ¿qué te diferencia de otros?

Me diferencio de los maquilladores que tienen este enfoque de corregir errores. Yo sé por la psicología que no importa lo que a mí me gusta de tu cara, sino lo que tú piensas que es importante. Me concentro en crear un vínculo. Esto ayuda a que la otra persona se vea hermosa sin sentirse disfrazada.

¿Y en cuanto a preparación?

Cuando empecé a sentir mejor me metí a clases, pero seguía sintiendo que me faltaba formación. Fui  llevando clases particulares y creando mi propia currícula. Cuando terminé las cosas que podía llevar aquí, me pregunté qué más podía hacer. Decidí ir a Londres a estudiar. Caminar al subterráneo me desgastaba tanto y llegaba a clase hecha un trapo, con la mano temblorosa para maquillar. No podía pasear por la ciudad porque no tenía fuerzas. solo me dedique a clases, fue espectacular en cuanto a técnica y descubrir que podía ser la profesional que quería, pero no le logre sacar el jugo. Así que decidí regresar.

¿Cómo fue esta segunda vez?

Me arriesgué y me puse a investigar cómo se movilizaba la gente en silla de ruedas hasta que encontré una empresa que las alquilaba. Sabía que no iba a ser tan fácil, pero que tendría más herramientas. Gracias a la silla, iba a los museos y los recorría de arriba a abajo, fue súper enriquecedor. También tomé clases de arte con un profesor que me ayudó a entender realmente la forma y el color, eso cambió mi forma de ver el maquillaje. A veces tenemos sueños y nos limitamos a decir no se puede, pero una de las cosas que me enseñaron desde chiquita es que no nunca significa no, significa no de esta forma. Si no fuera por esa forma de pensar, no seguiría viva.

¡Europa sobre ruedas! Ale conoció varios países de Europa en scooter para personas con movilidad reducida. Así disfruto sus clases de maquillaje y pasear por las ciudades sin cansarse tanto.

Noticias Relacionadas