Top 10: películas de terror basadas en obras de Stephen King 1/2

Poderes mentales, niños especiales, escritores y profesores frustrados, terror de suburbios y fanatismo religioso. Stephen King ha sido uno de los escritores norteamericanos más exitosos desde la década de los setenta y si bien no ha escrito exclusivamente terror sería difícil explicar su éxito sin su inmersión en este género.

La semana pasada estrenó It, una adaptación basada en uno de sus best seller de terror más conocidos dentro de su bibliografía, en donde narra el enfrentamiento entre un grupo de niños conocido como “El club de los perdedores” con el Payaso Pennywise, una entidad maligna que acecha en las alcantarillas de la ciudad ficticia de Derry en Maine. Con motivo de este estreno les presentamos la primera parte de las mejores películas de terror adaptadas desde el trabajo de King.

10. Silver Bullet (1985) Dir. Daniel Attias

Único largometraje realizado por Attias, director de televisión que ha trabajado para series como Miami Vice (1984), The Sopranos (1999), Lost (2004), The Walking Dead (2012), entre muchas otras. La cinta recoge el mito del hombre lobo, personaje clásico del género que es llevado a un pequeño pueblo del estado de Maine en Estados Unidos donde quedará suelto y esparcirá el terror. Una serie de crímenes atroces estremecerán a una comunidad que no sabe bien a quién culpar ni en qué creer. Marty, el niño protagonista de la película, descubre el misterio detrás del terror y consigue un grupo de aliados para salvar al pueblo.

En esta película la violencia y los efectos especiales clásicos son utilizados de manera efectiva gracias al manejo de una cámara que enfoca de cerca y censura la acción en ocasiones. Se sostiene el misterio durante la primera parte para luego, en la segunda, hacerlo bajo los códigos de la aventura juvenil y el terror.

Joven víctima del ataque de un hombre lobo. Fuente: IMDB

9. Creepshow (1982) Dir. George A. Romero

Horror y comedia mezcladas de la mano del difunto George Romero, el padre del género de zombis. Esta película de antología recoge cinco historias cortas bajo la estética del comic donde zombis vengativos, meteoritos portadores de gérmenes alienígenas, monstruos hambrientos de carne humana y muchas cucarachas se encuentran. Entre las historias resalta por encima del resto la última interpretada por E.G. Marshall.

Las premisas de los cortos son sencillas pero podrían funcionar para filmar largometrajes de terror de serie B por separado, en cambio Romero sabe extraer lo necesario de cada una para dar un espectáculo bizarro que puede sacar algún susto gracias al impecable trabajo de Tom Savini en los efectos especiales. La película funciona en especial en los momentos en los que pasa a la caricatura, narrativa y visualmente, ya que es ahí donde el humor nace gracias a la negativa de los personajes en enfrentar el terror como una amenaza seria.

Stephen King también participó en algunas de estas películas. 
En Creepshow interpreta a un granjero que sella su destino al tocar un meteorito contaminado.

8. 1408 (2007) Dir. Mikael Håfström

La gente no cree en historias de fantasmas por diversión, lo hace para crearse una ilusión de la existencia más allá de la muerte. 1408 aborda esta perspectiva en una historia donde un hombre escéptico se enfrenta a una experiencia sobrenatural que lo hará cuestionarse a sí mismo. Mike Elsin ha fracasado en su carrera como escritor y ahora se dedica a viajar a lugares supuestamente embrujados con la intención de escribir libros turísticos para los interesados en lo paranormal. Un día viaja al Hotel Dolphin en Nueva York con la intención de probar la espectral reputación de la habitación 1408.

Lo más logrado de esta película yace en la capacidad de sostener una historia con un solo personaje en una sola locación durante tanto tiempo. Håfström lo consigue gracias a la constante reinvención de los elementos. Mientras la habitación se transforma y rompe las barreras del espacio y el tiempo, Mikael evoluciona y pasa de escapar a enfrentar a los fantasmas de su pasado que lo mantienen encerrado en una habitación que lleva consigo a donde vaya. El uso del espacio permite a la película reinventarse constantemente y ofrecer el terror de distintas formas: desde el vértigo hasta la claustrofobia, y desde la tensión hasta la crueldad.

Mike Elsin perdiendo su escepticismo. Fuente: IMDB

7. Salem’s Lot (1979) Dir. Tobe Hooper

Miniserie para televisión filmada por el director de la revolucionaria The Texas Chainsaw Massacre (1974), el recientemente fallecido Tobe Hooper, que finalmente sería editada en el formato de un largometraje de tres horas de duración.

Ben Mears regresa a su pueblo de origen con la intención de escribir un libro sobre la casa Martsen, que tiene la reputación de estar embrujada; sin embargo, la aparición de un nuevo propietario no solo se interpondrá entre Ben y su trabajo, también desatará el terror en el pequeño pueblo al traer consigo a un viejo y peligroso vampiro.

A pesar de poder sentirse un poco más larga de lo debido por la naturaleza de su formato original, Salem’s Lot logra convertirse en una aceptable película de vampirismo moderno que recoge los elementos clásicos del mito, de los cuales resalta con especial atención la lucha entre lo santo y lo maldito.

Mención especial a la música del compositor ganador del Oscar, Harry Sukman, que ayuda a crear una atmósfera de peligro y solemnidad alrededor de las criaturas de la noche.

Los vampiros infestan Salem's Lot. Fuente: IMDB

6. Pet Sematary (1989) Dir. Mary Lambert

La cinta explora un problema común que tenemos con la muerte: nuestra incapacidad de aceptarla. Desesperado tras la muerte de su hijo, Louis Creed, decide enterrarlo en un antiguo cementerio indio que tiene la reputación de revivir a los muertos, pero estos no regresan siendo totalmente quienes eran antes de partir.

La directora Mary Lambert adapta esta segunda novela de Stephen King  de una forma en que la negación de la muerte funciona como el origen del mal. El drama está enfocado en el duelo de la familia Creed, no solo por la muerte de su pequeño hijo, sino también por sus relaciones personales con la muerte a lo largo de sus vidas, hay una constante bastante clara y eso ayuda a darle solidez al relato.

Pet Sematary lleva a los personajes a hacerse preguntas en torno a las probabilidades de lo que sucede luego de morir ¿vamos a un más allá? ¿revivimos como niños? ¿o simplemente nos apagamos como velas en el viento? La película responde con un claro mensaje, no es deseable negar ni combatir la muerte, solo hay que aceptarla. El dolor y el duelo que deriva de ella no es algo deseable, sin duda, pero la vida eterna es una aberración ante los ojos de esta película: “a veces, muerto es mejor”.

El fallecimiento de las mascotas es uno de los primeros contactos que tienen los niños con la muerte. 
Fuente: IMDB

¿Ya puedes imaginar cuáles son las otras cinco mejores obras de Stephen King que fueron adaptadas y llevadas al cine? Cinexpreso te lo cuenta en la segunda parte del Top 10: películas de terror basadas en obras de Stephen King.

 

Noticias Relacionadas

«Chernobyl»: 3 mitos de la serie mejor valorada de la historia

Por nuestra identidad: 3 películas peruanas en lenguas originarias

Las 5 tecnologías más aterradoras de «Black Mirror»

7 razones por las que nos encantan los clásicos de Disney